Suecia, uno de los países más liberales en sus leyes de acogida de refugiados, está perdiendo el control de la situación y su población se ve seriamente afectada. Durante este verano la policía nacional sueca, cansada del ocultismo aplicado por las censuras oficiales, redactó un informe donde declara 55 zonas fuera de control y las denomina como áreas "No-ir". En estas 55 zonas geográficas, hay por lo menos 4.000 residentes en cada una y se encuentran hasta en 22 ciudades diferentes.

El comunicado de la policía afirma que en estas áreas las bandas criminales actúan como la mafia, extorsionando a los establecimientos y obligándoles a vender contrabando.

Anuncios
Anuncios

Los criminales han llegado a hacerse con tal autoridad que la policía se niega a actuar en estas zonas y los servicios de socorro como ambulancias y bomberos son recibidos a pedradas. Jacob Ekström, policía local de Malmo declara para el diario danés Den Korte Avis: "el ultimo banco cerró tras entrar en él un cohete", "estamos perdiendo el control". Esto ocurrió en el barrio de Rosengard en la ciudad de Malmo, uno de los más famosos guetos de inmigrantes.

Las 55 zonas de exclusión establecidas por la policía coinciden en su mayoría con las 38 areas LUA que fueron designadas por el anterior gobierno. LUA es un acuerdo para el desarrollo local y mediante el cual se identificaron estas zonas caracterizadas por bajos niveles de educación, altas tasas de criminalidad y proporción grande o muy grande de inmigrantes.

Anuncios

En estas zonas de mayoría musulmana ya se aplican castigos por no respetar las normas impuestas por las bandas y se establecen puntos de control de vehículos en sus carreteras.

El editor jefe de la agencia Dispatch #Internacional, Ingrid Carlqvist afirma que están intentando implantar la extremista ley islámica sharia y están haciendo un buen trabajo al respecto. En Suecia están dimitiendo una media de 3 policías cada día, la mayoría intentan encontrar otros trabajos debido a la peligrosidad y el bajo sueldo. Según Carlqvist los jefes de policía no permiten actuar de forma contundente a los oficiales para solucionar el problema permitiendo esta situación acallada por la prensa internacional. #Estado Islámico #Refugiados