Algunas noticias hay que leerlas dos veces para darse cuenta de que son reales y que no se trata de un guión de película de ciencia ficción. Esta es una de ellas, aunque sea un asunto del casi no se habla en los grandes medios.

La naviera surcoreana Hanjin Shipping, la séptima más grande del mundo, se encuentra en una situación económica muy comprometida. Tanto que actualmente 85 de sus buques mercantes se encuentran en alta mar, sin poder atracar en ningún puerto desde hace días, y la situación no tiene visos de resolverse todavía.

¿Por qué estos barcos no pueden llegar a tierra? La respuesta es sencilla: ningún puerto del mundo permitirá atracar a un barco con miles de toneladas de carga que no sea capaz de pagar las tasas portuarias.

Anuncios
Anuncios

Esto supone un problema enorme, no sólo por las pérdidas económicas que se producen con cada día de retraso, sino porque las tripulaciones de estos barcos están empezando a sufrir la escasez de agua y alimentos. Sus barcos se han convertido en prisiones flotantes.

No se trata de una exageración de quien escribe, sino de la descripción de una situación de emergencia que denuncia el propio líder sindical de la firma surcoreana, Kim Ho Kyung: "Nuestros cargueros se han convertido en buques fantasma (...) El agua y la comida se están acabando". 

¿Hay alguna posibilidad de rescate? 

Ante la gravedad de esta #Crisis, que incluso está eclipsando la preocupación por los ensayos nucleares de Corea del Norte, el gobierno de Seúl ha puesto en marcha un plan de rescate (nunca mejor dicho) para la compañía Hanjin Shipping, pero la inyección económica prevista es calderilla ante la cantidad que se estima necesaria sólo para cubrir los impagos, cifrada en 480 millones de euros.

Anuncios

La complejidad del problema es enorme, pues además del gobierno, la empresa y sus acreedores, están implicados los propietarios de las mercancías, sus compradores y las compañías de seguros, entre otros. Un complicado rompecabezas que está lejos de resolverse a corto plazo.

A la espera de la resolución de esta crisis, el comercio mundial se resiente y la situación de los trabajadores de Hanjin Shipping abandonados a su suerte en aguas internacionales de los océanos de todo el planeta, se vuelve cada vez más incierta y desesperada cada día que pasa. #Economía