En un estudio económico y financiero emitido en abril del 2016 por el Fondo Monetario Internacional denominado “Perspectivas Económicas: Administrando Transiciones y riesgos” explica que la mayoría de las economías de América del Sur están manejando la transición hacia precios de las materias primas más bajos de manera ordenada, con una combinación de políticas que respaldan un elevado nivel de empleo y un crecimiento moderado. Este no es el caso de #Venezuela que tiene una proyección de la inflación para el cierre de año en 720% y de 2200% para el año 2017, cifra que llama mucho la atención en relación al resto de América de Sur, que se prevé que se ubicará en un promedio de 4,1% de inflación en el 2017, mientras que la inflación de los países en América Central oscilará entre 2 a 6,8%, el Caribe 1,1 a 7%, entonces simplemente es un caso especial.

Anuncios
Anuncios

La pregunta que surge es qué se está haciendo para resolver el problema y qué políticas económicas desacertadas condujeron a este punto

Venezuela ha mantenido excelentes relaciones con países como Ecuador, que según el estudio tendrá una inflación de 0% para el 2017, así como también Bolivia de 5%, Brasil 6%, Nicaragua 6%, Argentina 20% la segunda más alta del continente, Chile 3 %, Panamá 2%, pero sus políticas no tienen similitud a las utilizadas por Venezuela. Actualmente mantiene un control de las divisas desde hace 13 años, con dos tasas muy distantes y que contribuyen en gran medida a distorsión de los precios de bienes y servicios. Otras políticas que implementano que la nación está en el control de precios de bienes y de servicios básicos, también las expropiaciones han sido una constante en los últimos dos gobiernos de la nación, acción que destruye la confianza con el país y ahuyenta las inversiones productivas, en todo caso existe una disminución de estas inversiones ya sea porque han controlado los precios de sus productos interfiriendo en su estructura de costo o por la limitación en el acceso a las divisas para la compra de materia prima y finalmente cierran o pasan al estado y con él los mismos problemas.

Anuncios

Hasta la fecha no hay pronunciamientos del estado de metas claras en cuanto a si reducirán la inflación este año, por el contrario la cifra no se detiene y sus efectos sobre la población ya impacientada se empiezan a notar.

El informe del #FMI refiere que el caso de Venezuela es diferente a la mayoría y que “las condiciones económicas de Venezuela se han deteriorado con distorsiones políticas y desequilibrios fiscales que siguen sin resolverse. Tanto las exportaciones como las importaciones han declinado como resultado de las nuevas caídas de los precios del petróleo. Las divisas disponibles han sido utilizadas principalmente para financiar importaciones de bienes esenciales a expensas de bienes intermedios y de capital. La capacidad productiva se ha desplomado como consecuencia de la falta de bienes intermedios, de los controles de precios y otras regulaciones y controles administrativos generalizados y del deterioro del clima de negocios. Según el banco central, el PIB real se redujo aproximadamente un 6% en 2015 y se prevé una caída adicional de un 8% en 2016.

Anuncios

Estimulada por la monetización del enorme déficit fiscal, un aumento en el tipo de cambio del mercado paralelo y la escasez de bienes esenciales, se prevé que la inflación supere el 700% en 2016 (...)”.

Esto resume el estudio de los expertos en economía del FMI para el caso Venezuela, importante resaltar que en el estudio hacen referencia a que proyectar las perspectivas económicas de este país es complicado debido a que sus principales datos económicos se publican con retraso, cabe la duda entonces si la cifra proyectada puede que sea aún mayor a la publicada en este estudio. En fin, que las mismas practicas de las políticas económicas a las que ha recurrido durante muchos años encierran a la nación en un circulo vicioso y no dan apertura al crecimiento y a la diversificación económica de la nación. #InflaciónAmericaLatina