Si alguien pensaba que en lo concerniente al arte estaba curado de espantos, es que no ha visto la última obra de Anthea Hamilton, a la que le ha puesto el nombre de Show Licher Libido, y participa en los Turner Prize de Londres.

Cientos de curiosos pasan por el Tate Britaen, a ver esta "escultura" que es ni más ni menos, que un enorme trasero de más de seis metros, hecho en poliuretano, abierto gracias a unas enormes manos. Esta pieza hecha en tres dimensiones y con un realismo exagerado no deja indiferente a nadie.

Proyecto para una puerta, es el nombre de este enorme trasero que ya se conoce como el trasero de la discordia, pero resulta que no es tan novedoso como podríamos pensar, ya que está inspirado en un diseño de Gatano Pesce, que creó en los años 60 para una puerta de un apartamento del Upper East Side de Nueva York algo similar.

Existen cambios bien diferenciados entre las dos creaciones, en la de Pesce la puerta se abría a la altura de los glúteos, en cambio en la obra de Anthea la puerta nos la tenemos que imaginar y los glúteos no se mueven. Lo que si deja claro es la intención de exponer lo vulnerable que es la humanidad en general, y crea una duda entre los visitantes, que es la de si mirar hacia lo alto del enorme culo, o jugar al despiste si tienes otras personas al lado.

Anuncios
Anuncios

Con el paso de los días el escándalo que formó la selección de esta obra Proyecto para una puerta, ya pasó a un segundo plano, pero sigue sorprendiendo el tamaño, ya que prácticamente deja en la sombra todo lo que tiene a su alrededor, incluyendo otra obra de la misma artista "Un Traje Enladrillado ante una pared de Ladrillos".

Las apuestas están muy a favor de la artista Hamilton, donde las mujeres son las grandes favoritas, pero los críticos cogen con pinzas lo extravagante de las obras de Hamilton, y la balanza los inclina más hacia la obra de Helen Marten, orientando más su obra con objetos más cotidianos, su Night-Bloomig suspendido del techo como si fuese una luciérnaga enorme.

También compiten por ganar Josephine Pride, que nos hace subir al New Media Express, que es un tren pintado con grafiti, o la obra de Michael Dean, con el nombre de "El Reino Unido de la Pobreza", un paisaje metálico de 24.434 libras peniques, otros muchos artistas exponen sus obras, pero estos tres son los favoritos.

Anuncios

Pero el gran trasero es la obra que no deja indiferente a nadie, ni a los que lo critican, ni a los que lo miran con una sonrisa, y por supuesto a los que lo observan y lo ven como #Arte.

Que gane la mejor, pero lo que está claro es que la ganadora con polémica será Hamilton, sin lugar a dudas, y que muchos de los  visitantes que van a ver la exposición, es única y exclusivamente por ver el enorme trasero de seis metros. #Google