¿Humor negro o mal gusto? A menudo la línea que separa estos dos conceptos es muy borrosa, aunque en esta ocasión no parece haber demasiadas dudas.

Charlie Hebdo, la famosa revista satírica francesa, ha vuelto a convertirse en protagonista. Esta vez no por ser objetivo del terrorismo yihadista, sino por una controvertida viñeta donde se hace burla de las víctimas del reciente y devastador terremoto de Italia que se ha cobrado cientos de víctimas mortales en el país transalpino.

En la viñeta de la polémica (ha habido otras, pero esta fue la más cruel) aparecen las víctimas del #Terremoto acompañadas de textos presuntamente graciosos donde se alude a ellos con nombres de comidas típicas italianas.

Anuncios
Anuncios

Para el autor de tan desafortunado dibujo, la sangre es salsa de tomate que acompaña a la pasta, y una pila de cadáveres amontonados es lasagna. Un derroche de mal gusto que ha levantado una ola de indignación.

"Yo no soy Charlie Hebdo"

Una de las voces que más se han hecho sentir es la Sergio Perozzi, alcalde de Amatrice, la localidad más castigada por el seísmo, que ha calificado la broma de asquerosa y lamentable: "Cómo diablos se puede hacer una caricatura sobre los muertos?"

También destacadas figuras de la política italiana han arremetido contra la publicación francesa. Pietro Grasso, presidente del Senado italiano, no dudó en declarar públicamente que ante este asunto solo podía sentir asco.  

La reacción de rechazo en las redes sociales ha sido masiva. En Twitter se extendió rápidamente el hashtag #ioNONsonoCharlieHebdo (yo no soy Charlie Hebdo), haciendo referencia al famoso hashtag #JeSuisCharlieHebdo que llegó a todos los rincones del mundo como muestra de solidaridad tras el brutal ataque terrorista perpetrado contra la redacción de la revista en París el 7 de enero de 2015.

Anuncios

Las viñetas de la revista a propósito de la tragedia de Italia no hacen gala de esa solidaridad que recibieron por parte de personas de todo el mundo (también gente de Italia) después del atentado. Algunos como el embajador galo en Roma, se han apresurado a desmarcarse de este extraño e inhumano sentido del humor de la revista recordando que Charlie Hebdo "no representa a los franceses".  #CharlieHebdo