El diputado laborista Keith Vaz, de origen asiático más específicamente de la Colonia de Adén, presentó su renuncia al cargo de presidente de la Comisión de interior de la Cámara de los Comunes británica, luego de recibir presiones de miembros de su partido. Los conservadores consideran que hay un conflicto de intereses que ameritan la renuncia de Vaz.

El diputado Vaselina, como se lo conoce a Keith Vaz, en el ojo de la tormenta

 The Sunday Mirror, sorprendió a Keith Vaz, 59 años y padre de 2 hijos, pagándole sus servicios a 2 prostitutos y ofreciéndose a comprar la droga de diseño denominada "popper", cuyo efecto está relacionado con el aumento del placer sexual y es muy usada en el mundo gay.

Anuncios
Anuncios

El Sunday Mirror, registró conversaciones entre los componentes del grupo, incluido Vaz, en la que se discutía la posibilidad de no usar protección, durante el encuentro sexual. Todo esto en un departamento en la zona norte de Londres perteneciente al laborista, que se encuentra situado a pocas calles de la mansión donde vivía con su mujer e hijos. El Sunday ha incluido en su publicación fotos ilustrativas, que no deja lugar a dudas sobre el hecho. En una de las grabaciones publicadas, se oye la conversación del laborista con los “taxi boys” donde,” Vaz les pidió que se colocaran en posiciones sexuales y que le trataran como “a una perra".

¿Debería el consumo de prostitución, considerarse un asunto personal?

The Sunday Mirror, publicó la noticia abundando en pormenores escabrosos. Esto dio origen a una acalorada discusión sobre la legitimidad de inmiscuirse en la privacidad de la vida de los políticos.

Anuncios

El periódico se justificó, poniendo por delante el hecho de que el laborista, presidía una comisión que se ocupa precisamente de lo concerniente a #Drogas y prostitución y desde la que se promovieron leyes relacionadas con este tema impulsadas por el mismo Vaz.

Jeremy Corbyn opinó que el episodio protagonizado por Keith Vaz, “es una cuestión privada”. Sumado a esto, los miembros de la Comisión de interior se solidarizaron con él.

Este no es el primer escándalo en el que Vaz se ve involucrado. Durante el año 2011, se lo relacionó con el asunto de los millonarios indios Hinduja, que pretendían lograr la nacionalidad británica. En esa ocasión perdió su cargo de ministro de Europa, aunque fue declarado inocente.

A Keith Vaz, le gusta ostentar un alto perfil, bailar con odaliscas árabes en las reuniones partidarias y amasó una fortuna por medio de su intervención, en los negocios inmobiliarios de la ciudad de Londres. #Gobierno #Sexualidad