Se la jugó Charlie Hebdo con su chiste políticamente incorrecto de la tragedia del niño sirio ahogado en las playas de Turquía, y a su lado había un cartel que promocionaba una comida infantil de McDonald’s como única ventaja que el niño, si hubiera sobrevivido, encontraría en el presunto paraíso occidental. Recibió muchísimas críticas, aunque se dividieron entre quienes comprendían el chiste y quienes lo condenaban.

Pero hoy publicaba un dibujo en el que resumía el #Terremoto como si fueran tres platos de pasta italiana. El título era Terremoto a la italiana, y en él, tres muestras de ello para el autor de la viñeta: un hombre herido y vendado por el terremoto, Macarrones con salsa de tomate; una mujer superviviente cubierta de polvo y ensangrentada, Macarrones gratinados, y un montón de escombros de donde sobresalen pies humanos, Lasagna.

No ha habido casi nadie que haya apoyado el chiste del semanario, más bien de condena casi unánime, y muchos de ellos casi arrepintiéndose de haber apoyado incondicionalmente a la revista cuando su director y varios dibujantes fueron asesinados por yihadistas en enero de 2015.

Anuncios
Anuncios

Sergio Pirozzi, alcalde del pueblo italiano de Amatrice, uno de los más castigados por el terremoto que mató a casi 300 personas, lamenta amargamente esto: “¡Cómo diablos hacen una viñeta sobre los muertos! Estoy seguro de que esta embarazosa y antiestética sátira no responde al verdadero sentir del pueblo francés”.

Muchos internautas italianos dicen estar orgullosos de no haber jamás apoyado al semanario, otros piden su cierre inmediato, “Cierren #Charlie Hebdo. Sin represión. Que lo hagan ellos por amor propio”, y como el alcalde de Amatrice, califican de “vergüenza” publicar algo así. Otro lo lamenta de manera más diplomática: “No es normal que los franceses, golpeados varias veces por la mano del Hombre, hagan sátira de nosotros, golpeados por la fuerza de la naturaleza”.

Sobre este desagradable asunto, este cronista también tiene su opinión: si en el chiste sobre el niño sirio, Charlie Hebdo pretendía denunciar que lo que le esperaba en Occidente no era nada halagüeño, hoy se ha equivocado totalmente.

Anuncios

El dibujo no tiene ninguna gracia, y la revista parece haber tratado a su país vecino con un cierto menosprecio, como si los italianos fueran inferiores a ellos, tratándolos con tópicos como este dibujo, casi como aquellas películas americanas donde los italianos eran casi prehistóricos, mientras que los americanos parecían estar 50.000 siglos más evolucionados que ellos. Me recuerda también cuando los italianos se quejaban de que, cuando una película italiana iba a concurso en el Festival de Cine de Cannes, casi siempre era sólo si era co-producción con Francia. #Italia