Uno de los temas más controvertidos en Italia y parte de Europa en estos momentos es la decisión que han tomado dos ‘ex-#monjas.

Ambas, después de un tiempo ejerciendo como monjas, decidieron retirarse, quitarse el hábito y, casarse. Las dos ex-monjas, una de origen sudamericano y la otra italiana, decidieron unirse en matrimonio por el resto de sus vidas.

Luca Salvai, fue el alcalde que llevó a cabo dicha ceremonia, dejándola formalmente legalizada. Uniendo así a Federica e Isabel según sus deseos. Así fue como informaron diferentes medios de comunicación al respecto. Aunque sí es cierto que, como los medios ya estaban enterados de dicho acto, ambas decidieron adelantar la ceremonia para abstener dicha boda de curiosos o invitados indeseados.

Anuncios
Anuncios

Pues, no querían que nadie estropeara su día.

Tanto Federica como Isabel, tomaron sus hábitos bajo la orden franciscana y en ese viaje de peregrinación se conocieron. Federica mencionó: ‘’Nos encantaría que nuestra Iglesia aceptase y acogiese a todas las personas que se quieren’’. Pero el trago mayor para ella, vendrá cuando llegue el momento de confesarle a su padre su condición, y el porqué de su decisión. ‘’No es únicamente una confesión, es directamente tirar por tierra una decisión de hace un tiempo. Además de decirle que ya no soy monja, debo decirle que estoy felizmente casada con Isabel’’. Así se expresaba Federica ante los medios.

Se cuenta que, habían planeado antes, la programación de una festividad religiosa, que sería oficiada por el ex-cura Franco Barbero. El mismo que, fue excomulgado por el Vaticano en el pasado 2003.

Anuncios

¿El motivo? Por estar tan próximo y apoyar a la comunidad homosexual.

‘’Aún me siento cura de los pies a la cabeza, pues, ante todo existe la vocación. Y no, no son las primeras monjas a las que caso’’. Así declaraba a los medios Franco Barbero.

Italia es quizás conocido como el país más arraigado a las tradiciones y creencias católicas. Fue este año cuando cedió al derecho de legalización de los matrimonios igualitarios. Siendo éste, el último país de toda la Unión Europea en hacerlo.

No obstante, siguen existiendo personas reacias a ello. Mientras, la discriminación se sigue alimentando día a día. #Bodas #Mujer