La creencia popular de que la Luna era la causante de múltiples fenómenos o desastres naturales a lo largo de la historia no había sido ratificada por la ciencia, hasta ahora. Y es que un nuevo estudio publicado este lunes 12 de septiembre en la revista Nature Geoscience reveló que durante las fases de Luna llena o Luna nueva se presentan mayores probabilidades de suscitarse grandes terremotos. La investigación estuvo a cargo del profesor Satoshi Ide, miembro del Departamento de Ciencias Terrestres y Planetarias de la Universidad de Tokio, quiénes confirmaron que las fuerzas gravitacionales de La Luna y el Sol que ocasionan las mareas altas o vivas no sólo deforman la superficie de los océanos sino también la corteza terrestre.

Anuncios
Anuncios

Ellos analizaron el registro de las "fuerzas de marea" que se dieron 2 semanas antes a la ocurrencia de unos 10 mil sismos de magnitud superior a los 5,5° Richter que han sacudido al planeta durante estos últimos 20 años y comprobaron la existencia de una correlación contundente entre la amplitud de las mareas y esos temblores. El estudio del patrón también arrojó que si un #Terremoto se producía durante el momento de alta tensión de la marea alta era más probable que la magnitud del movimiento sísmico sea mayor a los 8,0°. Llegaron a esta conclusión al constatar que los megaterremotos de Indonesia de 2004, Chile 2010 y Japón 2011 se dieron justo al momento de una gran amplitud de la fuerza de marea alta.

En ese caso, se establece que la fuerza de la marea alta, generada durante la luna llena o nueva, pueden ocasionar un pulso, así sea milimétrico, sobre las fallas geológicas, liberar la energía acumuladas en ellas y provocar eventualmente un gran sismo.

Anuncios

El experto japonés comentó que su investigación ayudaría al campo de la predicción de sismos, aunque recalca que este no es el único factor que llega a desencadenar un terremoto. "Este importante descubrimiento no afecta a cómo las sociedades deben prepararse para posibles terremotos", dice Ide. "Incluso aunque ligeramente mejorada por las mareas, la probabilidad de que un terremoto ocurra en un día señalado y en una región propensa a los terremotos sigue siendo muy baja, es demasiado pequeño para tomar algunas acciones", finalizó.

#Investigación científica