La llegada a la #Venezuela de Maduro

Eran las 3 am, justo dos horas antes de embarcar un avión con destino a Caracas desde Miami. Los pasajeros trataban de equilibrar sus múltiples maletas llenas de artículos de primera necesidad que no se encuentran en los supermercados venezolanos.

Ya volando, se comenzaban a ver las montañas que bordean el litoral central. Esta cordillera, matizada por los colores de casitas de clase baja o como lo llaman los locales “ranchos”, ha servido de muralla a la capital venezolana desde su fundación, pero no ha podido evitar que los embates de la crisis.

Al aterrizar, el paisaje del aeropuerto parecía narrar, claramente, la realidad de los más de 30 millones de venezolanos que habitan al otro lado de las paredes del aeródromo.

Anuncios
Anuncios

Lo que antes eran hangares que exhibían las más renombradas aerolíneas, se habían convertido en depósitos baldíos.

El transcurrir de los minutos parecían horas mientras los pasajeros esperaban por su equipaje; muchos preguntándose si sus maletas llegarían con todo lo que habían traído. En los últimos años, el robo de equipaje en Maiquetía se ha disparado; nisiquiera la selección nacional de fútbol se ha salvado de este tipo de crimen.

El día caraqueño al son de la catástrofe chavista

El trayecto desde Maiquetía hasta el sur de Caracas, lleno de calles rotas y un millar de motociclistas que no respetan las normas mínimas de tránsito, permitía ver largas filas de personas a las afueras de supermercados, bodegas, farmacias y panaderías en busca de artículos de primera necesidad.

Los llamados “bachaqueros” o contrabandistas han llenado las calles con productos de primera necesidad revendiendolos a 1000 porciento por encima del valor real de los mismos.

Anuncios

Las compras diarias de cualquier individuo en otros países del mundo son un lujo para la mayoría de los venezolanos. Un café en un recinto capitalino, además de costar lo que equivale a la mitad de un día de trabajo para una persona que gane sueldo mínimo, no tenía azúcar.

En la búsqueda de medicamentos se recorren innumerables farmacias sin garantía de terminar  con éxito bien sea porque no hay disponibilidad de los medicamentos o porque los elevados costos de los mismos no están a la altura del presupuesto de muchas familias.

Los hospitales públicos no se escapan a esta crisis general que vive el país. La falta de insumos, el deterioro de la infraestructura, los bajos sueldos para los galenos  y la falta de seguridad para el personal de la salud son parte de la problemática que vive el sector.

El transporte público es caótico. Los transportistas y conductores privados hacen malabares para mantener sus vehículos debido a la falta de piezas de recambio

.La tarde termina con filas interminables para comprar pan y con una infraestructura de transporte a punto de colapsar, marcada por un tráfico infernal y por una falta de respeto a las leyes de tránsito.

Anuncios

La noche venezolana al estilo del socialismo bolivariano

Al caer el sol, a eso de las 6 pm, las calles comenzaban a vaciarce como por arte de magia. Un silencio penetrante, con el solitario sonido de algunas motocicletas, se adueñaba de la escena.

El temor de ser parte de la estadística de asesinatos se ha hecho parte de la vida cotidiana del venezolano.Sin embargo, algunos jóvenes se resisten a dejar de salir a tomar unos tragos y de “rumbear”, salir de fiesta, y se arriesgan durante los fines de semana.

En un punto de este recorrido, a eso de las 22 horas , esa tensa calma se vio interrumpida por la zozobra de gritos que venían de los edificios de un barrio de clase media caraqueño. Eran los vecinos protestando la presencia de bachaqueros en el sector. Llegó la policia y luego de unos disparos, volvió el silencio.

A la mañana siguiente, la vida en Caracas parecía un poco peor que el día anterior. El ruido de los carros y las colas infernales volvían a tomar el protagonismo en la escena caraqueña.