El delirio y la gloria de los habitantes de #Manbij dieron la vuelta al mundo. Los hombres se despojaron se sus barbas y las mujeres del horrible burka. Esta fortaleza, desde hace dos años en manos del #Estado Islámico, situada en el norte de Siria pudo ser retomada por las fuerzas del Frente Democrático Sirio. Éstas están compuestas por sirios y kurdos y cuentan con el apoyo aéreo de los Estados Unidos. La toma de la ciudad representa una importante victoria estratégica en la lucha contra Isis, porque cierra un pasaje de armas y terroristas en fuga hacia Europa. A su vez queda obstruido el acceso principal hacia la Turquía. Quizás que una vez consolidada la posición, la coalición internacional no piense en atacar Raqqa, la capital del califato.

Anuncios
Anuncios

Aleppo, una cuestión espinosa

La historia de la ciudad cuenta más de 5.000 años y desde siempre contendida por todas las civilizaciones e imperios. En el 1986 fue nombrada Patrimonio de la Humanidad y desde el 2006 es "la capital cultural del mundo árabe". Aquí combaten dos frentes contra Isis, pero no son aliados y si a la hora de negociar se crease un impasse podría desatar un nuevo conflicto en un país ya destruido por la guerra civil. El presidente siriano Bashar al-Assad, por su parte, siempre  favorable a un ataque directo sobre Raqqa, fortín de Isis, tiene muy claro que su ejercito, aliado con milicias de Hezbollah, Pasdaran iranís y la aviación rusa se encuentran aún hoy bloqueados en el difícil asedio a la ciudad de #Aleppo.

Una guerra paralela

En el momento en que las fuerzas coalicionadas pro Assad logren reconquistar Aleppo, no solo habrán derrotado los yihadistas sino también las "milicias rebeldes" del ex frente Al Nusra y la coalición Ahrar al Sham, que sostienen una guerra paralela contra el régimen de Assad y que jamás estrecharon alianzas con Isis. Días atrás los milicianos rebeldes lograron abrir un corredor por el cual hacer transitar víveres, armas y combatientes.

Anuncios

La contraofensiva del ejercito di Assad ya tuvo inicio y el primer objetivo será la reconquista de la base militar de Ramouseh, a las afueras de la ciudad.