Si bien era un secreto a voces, este lunes el ex presidente francés Nicolas Sarkozy (París, 1955) ha oficializado, a través de su cuenta en la red social Twitter, su candidatura a las próximas #Elecciones presidenciales, que se llevarán a cabo el próximo año 2017. 

Casado con la ex modelo y cantante Carla Bruni, el mediático político francés de 61 años ha confirmado su candidatura junto con el lanzamiento de su libro "Tout pour la France", publicado por la editorial Plon. Sarkozy competirá en las primarias de su partido, el Republicano, para convertirse en el abanderado de los comicios el año entrante. Durante la madrugada de este lunes ha renunciado a su cargo como presidente del partido, que quedará en manos del presidente regional de Auvergne-Rhône-Alpes Laurent Wauquiez.

Anuncios
Anuncios

En alusión a los atentados yihadistas de los que #Francia ha sido víctima durante los últimos años, el ex mandatario ha declarado "Siento que tengo la fuerza necesaria para liderar esta batalla en un momento difícil de nuestra historia". Sarkozy entra en la carrera presidencial coincidiendo con índices mínimos de aprobación popular del actual mandatario François Hollande. 

En su anuncio, el político ha recibido casi de forma inmediata el respaldo de algunos personeros como Eric Woerth, Christian Estrosi o Christian Jacob, el presidente del grupo de los republicanos en la Asamblea Nacional. Su principar competidor es, hasta el minuto, el ex Primer Ministro Alain Juppé, de una tendencia más moderada y favorito en los sondeos, aunque Sarkozy ha conseguido estrechar el margen durante los últimos tres meses. 

Los grandes temas que el ex presidente ha comenzado a utilizar como estrategia mediática son algunas dinámicas como el arresto domiciliario de los sospechosos de terrorismo islámico, modificar el derecho de suelo o ampliar la prohibición del velo islámico a universidades y las empresas.

Anuncios

La más polémica de ellas, poner fin a los menús de niños musulmanes en las escuelas públicas cuando, por su religión, no se les permita comer cerdo. Parece ser el próximo estilo de #Nicolas Sarkozy.