http://es.blastingnews.com/internacionales/2016/08/las-horas-mas-cruentas-en-alepo-001071865.html

http://es.blastingnews.com/internacionales/2016/08/omran-daqneesh-el-infante-que-puso-cara-a-la-guerra-civil-en-siria-001074731.html

Ya son 5 años de guerra civil en #Siria; 5 años de dolor, 5 años de hambre y 5 años de continuas miserias. En un principio, la guerra comenzó con el enfrentamiento de los soldados del antiguo gobernante del territorio, el dictador Al-Asad, contra la oposición nacional, pero todo cambió cuando, en 2014, el ISIS invadió el país desde el sur de Irak y estableció su cuartel general en Raqqa. 

Desde ese momento, los rebeldes de distintos bandos han ido llegando a Siria para luchar, y dos de las superpotencias mundiales, Rusia y Estados Unidos, han dado su apoyo a distintas facciones.

Anuncios
Anuncios

El presidente ruso, Vladimir Putin, decidió usar su apoyo aéreo en favor de Al-Asad, que fue un antiguo aliado antes del derrumbamiento de la Unión Soviética, y Barack Obama, el dirigente americano, empezó a ayudar a los rebeldes moderados con sus drones de combate.

Pero lo peor de esta situación es que la guerra se libra con los civiles sirios de por medio; hombres, mujeres y niños inocentes que mueren asesinados mientras intentan vivir en medio de este sangriento conflicto. Los niños, según declaraciones de organizaciones benéficas dedicadas a proporcionar ayuda humanitaria, se ven obligados a esquivar los disparos de las facciones ya dichas, y también de los kurdos y del frente Al-Nusra, la rama de Al-Qaeda que allí lucha, mientras van a la escuela; y se ven obligados a hacer los exámenes escondidos en los sótanos por miedo a los continuos bombardeos que caen continuamente sobre las poblaciones.

Anuncios

Este es el caso de Omran Daqneesh, un pequeño sirio de 3 años que ha sido ingresado en un hospital del norte de Alepo junto con otros 12 niños, incluido su hermano Alí, la noche del pasado jueves. 

La imagen de este chiquillo subido en una ambulancia, ensangrentado y cubierto del polvo que se ha levantado al derrumbarse su casa en el barrio de Qaterji, ha dado la vuelta al mundo, como en su día lo hizo la de los tanques enviados por el Gobierno comunista de China apuntando a un estudiante con las manos en alto, que realizaba junto con miles de sus compañeros una manifestación totalmente pacífica en la Plaza de Tiannamén.

Su hermano mayor de 10 años, Alí, ha fallecido a causa de la gravedad de las heridas que le han causado las bombas rusas, y sus otros tres hermanos, un niño y dos niñas, aunque han sobrevivido, también han sufrido la pérdida de un ser cercano y están traumatizados.

Aún después de tantos hechos parecidos a este, ninguno de los bandos parece querer un alto el fuego, y los civiles siguen siendo masacrados mientras intentan llevar una vida normal o huir a los campos de refugiados.

Por desgracia, la guerra continúa con la misma brutalidad, y no parece que haya nada ni nadie que lo pueda impedir.