La Señora Jennifer, ciudadana estadounidense, planea que al tomar sus vacaciones laborales deberá tomar un merecido descanso y viajar junto con sus hijos a un maravillosos y hermoso destino como lo es Costa Rica, tomando un sin fin de previsiones, pues la familia estadounidense sabe los riegos que corren de adquirir parásitos presentes solo en lugares tropicales como ese, al igual de la cantidad insectos que proporcionarían picaduras y molestias llevan consigo repelentes.

A pesar de todo esto luego de su viaje al llegar a casa Andrew comienza a notar que en su cabeza aparece un bulto, el cual le produce molestia y en algunos casos piquiña, en lo que Jennifer su mamá lo revisa sin poder observar nada inusual, al pasar los días Andrew sigue con la molestia y su madre decide llevarlo a un especialista, y este lo evalue, el cual tampoco consigue nada pero receta antibióticos al niño a modo de prevenir cualquier infección oculta, pues la madre le comenta sobre el viaje realizado.

Anuncios
Anuncios

Lo asombroso del caso es que semanas después, mientras la familia ve televisión el pequeño Andrew siente que algo se mueve dentro de su cabeza y escandalizado corre a los brazos de su madre quien al revisar entra en pánico, al observar como burbujas y gusanos salen del cuero cabelludo del pequeño, razón por la que lo lleva de emergencia al hospital y logran sacarlas todas las larvas, resultando ser las crías de un insecto que incubó sus huevos en el cuero cabelludo de Brian y estos ya se habían convertido en larvas.

Brian dice que esa experiencia lo ha vuelto un súper héroe comparando su picadura con la del hombre araña, y dice ser uno de los niños más famosos de la clase pues a todos les encanta que les cuente las historias de sus amigas las larvas y de su experiencia por Costa rica. Dice que si vuelve a ese hermoso país no dejaría olvidada su gorra para que no le vuelva a ocurrir lo mismo.

Anuncios

Impactante historia que nos demuestra las locuras que pueden ocurrir en cualquier parte del mundo sin importar donde #Accidentes