Este lunes la Unión Africana ha dado un paso más para erradicar la ablación o mutilación femenina, una práctica tan aberrante como frecuente en este continente. El Parlamento de la Unión Africana, constituida por los 54 estados africanos a excepción de Marruecos, ha aprobado un plan de acción para prohibir la mutilación y comprometer a los líderes de las comunidades a acabar con ella, según ha declarado Roger Dang, presidente de la cámara.

La ablación genital femenina consiste en la extirpación total o parcial de los genitales externos, práctica que se realiza habitualmente a modo de iniciación entre las niñas de 4 a 14 años.

Anuncios
Anuncios

Este ritual tiene como objetivo el control sobre el cuerpo y la sexualidad de la mujer, privándolas de todo placer sexual, para así asegurar que las relaciones sexuales se produzcan sólo con fines reproductivos.

Unicef calcula que más de 70 millones de mujeres y niñas han sido mutiladas, siendo eliminado su clítoris, labios mayores y menores, o todo a la vez.  África es el continente donde la mutilación está más extendida; Somalia cuenta con la mayor tasa del mundo de ablación femenina del mundo (98%), seguido por Gambia (75%) o Nigeria, pero ésta también se ha generalizado países como Indonesia o la India. La cifra también ha aumentado entre las comunidades inmigrantes en Estados Unidos y Europa.

La ablación femenina no sólo supone un acto denigrante que atenta contra los #Derechos Humanos, también es una práctica que conlleva un gran riesgo para la salud, pudiendo causar daños irreversibles.

Anuncios

La niñas sufren un dolor extremo, pudiendo llevar a la muerte por colapso hemorrágico o neurogénico. Son muy frecuentes las infecciones, molestias al orinar, menstruar y tener relaciones sexuales, así como dificultades en el parto tanto para la madre como para el niño.

Si bien es cierto que es una realidad difícil de erradicar, esta decisión supone un importante avance, que ha de combinarse con la cooperación de las comunidades y el trabajo de las organizaciones para desterrar los mitos y creencias en torno a esta práctica cruel. #Niños