Apodado como ``el castigador´´ o ``el Harry el sucio de Davao´´´, Rodrigo Duterte es el nuevo presidente electo de Filipinas. Su éxito se debe a los más de 20 años que ha ejercido como alcalde de Davao City. Esta ciudad es el último bastión católico de toda la isla de Mindanao, donde se practica la religión islámica en su rama wahabita. Rodrigo Duterte consiguió retomar el control de una ciudad caótica como Davao contratando un grupo de paramilitares, los DDS (Escuadra de la muerte de Davao). Este escuadrón de pistoleros ejecutaba a todos los criminales elegidos a dedo por Duterte, dejando la ciudad bastante segura. Yo mismo, pude ver en 2013, el cadáver de un delincuente tiroteado por los DDS durante mi estancia en Davao City.

Anuncios
Anuncios

Más tarde, un oficial de la unidad canina de la policía, me confirmo que el asesinato había sido realizado por la banda y por orden del alcalde Duterte. También me confirmo el delito cometido por el difunto y datos sobre sus víctimas.

En las elecciones de 2016, ``el Harry el sucio de Davao´´, ha logrado hacerse con la presidencia del país contando con gran apoyo entre la población. Su primera medida ha sido mandar asesinar a todos los traficantes o consumidores de droga de cualquier tipo. Pero para ello no utiliza un proceso judicial ni pruebas fehacientes, sino que lo deja en manos de la población prometiendo recompensas según el nivel del narco. Ha legalizado el asesinato de traficantes y drogadictos. Esto está provocando más de 35 muertes cada día de supuestos traficantes en sus propias casas, o donde se los encuentre.

Anuncios

Son ya más de 400 asesinatos a sangre fría en su primer mes de mandato y esto continuará así hasta que no se le plante cara a este asesino. Además ha prometido matar a 100.000 delincuentes si salía elegido como presidente de la nación.

Rodrigo Duterte es igual de corrupto y mafioso que sus adversarios políticos, a los que acusa de los mismos crímenes que él comete. Un ejemplo son sus cuentas bancarias con millones de pesos, sobre las que prometió renunciar a su cargo si se descubrían. Mientras tanto llamaba mariquitas cobardes a sus opositores por no hacer públicos sus ingresos, a la vez que apoya al colectivo homosexual LGTB. Pero su violencia homicida viene en sus genes, uno de sus familiares cercanos fue Ramón Durano, un señor de la guerra que sirvió para el dictador Ferdinand Marcos. Para terminar este cóctel, no puede faltar el ingrediente ideal para la creación de un psicópata: fue víctima de abusos sexuales a manos de un sacerdote católico cuando era joven en la universidad Ateneo de Davao dirigida por Jesuitas. #Drogas #Iglesia católica #Narcotráfico