Desde los oscuros tiempos de la Guerra Fría no se veía algo así en #Alemania.

Según informa la Agencia Reuters, el gobierno de Angela Merkel estaría planeando lanzar en breve un anuncio en el que recomendaría a los alemanes hacer reserva de agua y alimentos para varios días, una medida pensada para escenarios de catástrofes naturales o ataques a gran escala.

La impactante noticia no es una exageración más de la prensa amarilla germana, sino que apareció en el prestigioso Frankfurter Allgemeine Zeitung el pasado domingo 21 de agosto.

Al parecer, siempre según este medio, un plan especial de defensa civil habría sido discutido y posteriormente aprobado en una reunión de gobierno el pasado miércoles.

Anuncios
Anuncios

Entre otras medidas, el plan recomendaría a la ciudadanía guardar encasa una reserva de agua potable para al menos cinco días. ¿Qué clase de amenaza podría justificar una medida de este tipo?

En el documento, de 69 páginas, se haría mención a la necesidad de reforzar el sistema sanitario del país y concienciar a la población civil a una mayor colaboración con las fuerzas de seguridad, entre otras cosas. 

Nuevas amenazas terroristas a gran escala

Los recientes atentados terroristas de Ansbach, Munich y Wurzburg podrían ser el preludio de algún ataque yihadista de mayor envergadura y alcance, una posibilidad aterradora que los responsables de seguridad del país no quieren pasar por alto. 

La ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, reconoció este mismo lunes que su país se encuentra en el punto de mira del #Terrorismo, aunque no quiso responder a las pregunta sobre el polémico plan filtrado a la prensa.

Anuncios

Ante este panorama tan poco tranquilizador, es inevitable recordar las sombrías palabras del ministro de interior francés Manuel Valls, cuando en febrero dijo que había que estar preparados para protegernos de nuevas y espeluznantes formas de terrorismo a gran escala, como el envenenamiento de las redes de agua corriente en las grandes ciudades y otras atrocidades. Las recomendaciones del gobierno alemán podrían interpretarse en esa clave, ya sea como simple medida de prevención o porque existe un riesgo real de que algo así se produzca. Esperemos no tener que comprobarlo nunca.