En 2010 Ángela Merkel fijó la vía deseada para las renovables en su país mediante el plan "Energiewende", como resultado, los precios mayoristas de electricidad han caído a mínimos durante los últimos 12 años.

En la actualidad la fotovoltaica está batiendo récords de producción en #Alemania y el porcentaje sobre el total de dicha energía junto con la eólica no cesa de incrementarse, el año pasado las renovables cubrieron un 33% de la demanta total. Dada esta situación, las grandes empresas que hacen uso del carbón y de plantas de gas están comenzando a verse perjudicadas frente a las manufacturadoras de aerogeneradores que mejoran sus resultados de forma paulatina.

Anuncios
Anuncios

De hecho, las cuatro principales empresas energéticas del país (RWE, E.On, EnBW y Vattenfall) han admitido que las #Energías renovables están ganando terreno en comparación con las convencionales y han comenzado a implicarse en el proceso. También la demanda eléctrica se ha reducido respecto al año anterior un 3,8%, en parte debido a inviernos mas calurosos pero también al aumento de la eficiencia energética.

Con todo, a pesar de la caída de precios, las promociones que incluyen en plan Energiewende han incrementado las facturas del consumidor alemán un 2% según arroja Eurostat. Además, la complicada coyuntura económica que atraviesa Europa complica las inversiones en el sector y frenan su progresión, lo que pone en entredicho la consecución de la ambiciosa meta deseada de que tanto la eólica como la solar supongan en el 2035 el 60% del total del consumo eléctrico.

Comparado con Alemania en nuestro país, España, la promoción de las renovables no sólo brilla por su ausencia en estos momentos sino que para más inri se persigue el autoconsumo con el impuesto al sol y poseemos un marco legislativo nada favorable en términos generales.

Anuncios

Son muchas las diferencias entre un modelo y otro para analizarlas de forma pormenorizada, baste indicar que sustancialmente ambas naciones apostaron de inicio por un marco de subvención a las renovables que garantizase el adecuado desarrollo técnico y productivo para garantizar la inmersión de estas tecnologías en el mercado y posibilitar que pudieran competir sin ellas en el futuro. Sin embargo, mientras que en Alemania se han ido retirando esas subvencionesde forma progresiva a medida que eran capaces de lidiar en igualdad de posibilidades con los combustibles fósiles, en España se han retirado legislando inclusive con carácter retroactivo, lo que ha dejado a los inversores en la estacada y nos ha convertido en el país del mundo con más demandas judiciales de inversores extranjeros (seguidos por Venezuela).