Salió a correr por el Spring Creek Park, en el distrito de Queens en Nueva York, como solía hacer. Pero esta vez, Karina Vetrano no regresó a casa.

El padre de la joven de 30 años, que habitualmente acompañaba a su hija en sus jornadas de ejercicio en este parque, no había podido ir con ella ese día a causa de un dolor de espalda. Al ver que su hija se retrasaba y no respondía a sus llamadas, se alarmó y llamó a la policía, la cual dio con su cadáver horas después.

A veces la popularidad puede ser una trampa. En este caso, una trampa mortal. Vetrano se había hecho muy famosa en internet gracias a su blog de fitness, en el que publicaba regularmente fotos, vídeos y consejos para practicar deporte y estar en forma.

Anuncios
Anuncios

También contaba con muchos seguidores en Instagram. Probablemente uno de ellos es el que acabó con su vida, según las sospechas de la policía.

Numerosos hematomas y los dientes rotos

La noticia ha conmocionado no solo a sus muchos seguidores, sino a toda la sociedad estadounidense. Y es que hay dos aspectos de este crimen que lo hacen especialmente llamativo y sobrecogedor. El primero de ellos, la brutalidad con la que se empleó el asesino.

Además de violar a la chica, el asesino la golpeó con ferocidad (según el informe policial, el cadáver de la joven tenía abundantes hematomas por todo el cuerpo y los dientes rotos) y finalmente la estranguló hasta la muerte; el otro aspecto que resulta inquietante es la sospecha de que el agresor se hubiera aprovechado de la información subida por la propia víctima en Instagram para seguirla y planear el ataque.

Anuncios

Instagram, ¿una herramienta para el asesino?

Las autoridades se están empelando a fondo para dar con el asesino de Karina Vetrano, llegando a ofrecer hasta 10.000 dólares de recompensa por cualquier información que pudiera resultar útil para atrapar al criminal. Una de las pistas en las que se trabaja es el hecho de que la joven acababa de romper con su novio dos días antes del crimen, tal y como había explicado ella misma en su blog. ¿Sería entonces el ex-novio el asesino?

Aunque la lógica podría indicar eso, parece ser que los indicios apuntan en otra dirección. El sistema de localización de fotografías de Instagram podría haber sido utilizado por cualquiera de sus miles de seguidores para seguir a Karina y atacarla en el momento propicio. Una posibilidad a la que la policía da mucha validez y que pone los pelos de punta, pues deja al descubierto nuestra propia vulnerabilidad al hacer uso de las redes sociales. #Asesinato #Estados Unidos #Famosos