Se han visto casos de agentes policiales que no merecen llevar el uniforme, pero hay algunos que si lo merecen por ser honestos y humildes, este es el caso de cuatro agentes policiales de Roma en Italia, donde tuvieron un bonito gesto con dos ancianos llorando que encontraron en su humilde casa.

Una llamada alerto a la policía de Roma, un jueves por la noche recibieron una llamada de una persona quien indicaba que oía llantos en una pequeña vivienda donde vivían dos ancianos, el ciudadano pensó lo peor y decidió alertar a los agentes.

Los cuatro agentes llegaron al lugar y efectivamente se escuchaban lloriqueo de dos personas, los agentes sin saber que se podían encontrar en aquella casa, silenciosamente ingresaron a la vivienda, la puerta estaba sin seguro y lo que encontraron los dejo muy triste.

Anuncios
Anuncios

En esa vivienda vivían dos ancianos, Jole de 84 años y Michele de 94 años, ambos lloraban frente a una televisión, según la pagina de facebook "Questura di Roma" la pareja de ancianos confesaron que comenzaron a llorar al ver algunas noticias de crueldad y odio.

Los agentes no sabían que hacer para tranquilizar a la pareja de esposos y tuvieron una idea humilde, los policías se propusieron a preparar la cena para la pareja de ancianos, prepararon una especie de pasta con mantequilla y queso, mientras esperaban la llegada de una ambulancia para determinar la salud de ambos.

Los ancianos que tienen 70 años de estar casados, también confesaron que ya desde muchos años se sentían solos porque no recibían visitas y su única compañía era la televisión, algo que conmovió a los cuatro agentes policial, que decidieron subir este anécdota a facebook, tomando fotos a la pareja de esposos, para hacer conciencia que las personas adultas se sienten muy solas cuando son olvidados y necesitan de sus seres queridos hasta sus ultimas días.

Esta historia fue subida en la #Redes Sociales y en tan solo días se volvió viral y ya cuenta con  más de 70 mil likes con 30 mil compartidas y los comentarios lleno de esperanzas, hacia los agentes por el gesto de humildad que tuvieron con la pareja de ancianos.