Es bien sabido que la comunidad científica internacional nos siga insistiendo que hasta el momento no exista ninguna forma de llegar a predecirse con hora y fecha la llegada de un #Terremoto en cualquier parte del mundo. Sin embargo, en los últimos años se ha venido dando un gran avance en este campo, muchas agrupaciones, autodidactas y expertos han intentado anticipar el desastre semanas e incluso días antes de que sucediese, y aunque resulte increíble, varios de éstos lo consiguieron.

Un caso muy relevante fue la predicción del terremoto de Haicheng, China, en el año 1975, documentado por el mundo científico como el primer y único seísmo en ser pronosticado ya que las autoridades lograron evacuar a la población local apenas unas horas antes de que se produciese la catástrofe.

Anuncios
Anuncios

Pero dentro de esta inédita lista de aciertos hay otro caso particular que se dio en Italia hace 7 años, en la que un hombre generó pánico colectivo en una ciudad de la cuál dijo sufriría la inminencia de un gigantezco terremoto. Se trata del sismólogo y técnico del Laboratorio Nacional de Física de Gran Sasso, Gioacchino Giampaolo Giuliani, quién por allá en marzo del 2009 agarró un vehículo y con un megafono en mano recorrió las calles de L’Aquila alertando a la población para que evacuaran de inmediato sus hogares pues la ciudad estaba a puertas de sufrir un sismo "desastroso". Él anunció un gran movimiento sísmico para el día 29 de marzo en la zona de Abruzzo basando su pronóstico en el estudio del "Gamma Tracer" o emisión de gas radón (el mismo método que usa "Chile Sismos" y el mismo que usaron los científicos chinos) sobre la susodicha región, la advertencia fue emitida también en una entrevista que aún "sobrevive" en Youtube.

Anuncios

El vaticinio de Giuliani fue desacreditado por las autoridades quiénes lo denunciaron y obligaron a retirar su pronóstico del ciberespacio. Llegó el día señalado y la tierra no se movió, rápidamente las burlas y críticas en contra del profesor no se hicieron esperar: "solo fue otro de esos imbéciles que se divierten difundiendo noticias falsas", declaró el jefe de la Defensa Civil de ese país, mientras que otro funcionario dijo que "todo el mundo sabe que es imposible predecir los terremotos". Finalmente, el seísmo logró presentarse el día 6 de abril con una magnitud de 6,7° y muy superficial, provocando así la muerte de 308 personas. Días después del lamentable suceso, Gioacchino solicitó una absolución de parte de las autoridades, por quiénes dijo que “deben dar una disculpa en las páginas de los diarios nacionales, pues llevan sobre sus conciencias un enorme peso”.

No obstante y tras aquel seísmo, el director del instituto italiano de Geofísica continuó desestimando el pronóstico de Giampaolo diciendo que "cada vez que hay un terremoto hay gente que dice haberlo predicho. Hasta donde yo sé, nadie puede predecir un terremoto con exactitud".

También advirtió del último terremoto

Como ya se sabe, un evento de 6,2° sacudió el centro de Italia esta semana y que hasta el momento ya va dejando como saldo cerca de 300 personas fallecidas.

Anuncios

Horas después del terremoto, Giampaolo Giuliani brindó una entrevista al medio ilpopulista, en donde se le preguntó si el temblor pudo ser anticipado a lo que él respondió que "habían señales claras que entraron en esa dirección. En una entrevista hace unas semanas hablé con el Daily sobre un enjambre sísmico preocupante que cubría el Centro Italiano. En la línea de falla de las localidades de Cittareale se veía acumulaciones de Radón que estaba en el lugar durante algún tiempo y un enjambre incluso de 40 a 50 choques al día". Cuando se le consultó del porqué esta vez no soltó la alarma fue claro en decir que "no, ya no, porque no puedo hacer más que tener que defenderme de las personas que me atacan, humillan y ofenden cuando digo que deben estar atentos a la posible llegada de un terremoto". En su página de Facebook colgó más datos que presagiaban un fuerte temblor en la región central de Italia.

#Investigación científica