Han pasado ya las dos convenciones de los dos partidos políticos más fuertes en #Estados Unidos: el republicano y demócrata. La semana antepasada se desarrolló la convención nacional republicana y la semana pasada la convención nacional demócrata, de acuerdo a las últimas tendencias Clinton coge aire tras la convención y amplía su ventaja sobre Trump aunque existen alegatos.

La encuesta que más ha tomado relevancia y más se ha viralizado es la de la cadena CBS que pone a la candidata por el partido demócrata con una ventaja de siete puntos porcentuales respecto a su oponente por el partido republicano Donald Trump. Y esto tiene en cierto sentido cierta lógica por la inmediatez de las convenciones.

Anuncios
Anuncios

La mejor organizada fue la del partido demócrata.

Lo cierto es que aún faltan varios meses para llegar a noviembre y se prevé que las #Elecciones de Estados Unidos serán de las más cerradas entre estos dos partidos. Una posible diferencia seria el comportamiento de los seguidores de Sanders que podrían o no respaldar a Clinton o en su caso, irse con el partido verde, quien les ha hecho un llamado fuerte para que así sea.

El candidato republicano Donald Trump por supuesto niega todo tipo de encuestas argumentando que están “amañadas” por el sistema político. Y que la verdadera encuesta será la que se presente en las elecciones propias y está muy convencido de que ganará las mismas. Lo cierto es que muchos analistas afirman que deberá trabajar mucho para convencer al electorado a votar por él.

Anuncios

La candidata demócrata Hillary Clinton celebra las encuestas y afirma que el electorado es inteligente y no se equivocará pues la verdadera opción es ella, no se puede elegir a un misógino como lo es su oponente republicano que sólo se dedica a ofender mientras que ella, tiene “carrera política”. Esto es un preámbulo de una intensa campaña en la etapa de cierre.

Noviembre será un mes intenso para conocer al próximo presidente de los Estados Unidos y las reacciones no se harán esperar. Empezando por un reacomodo en las relaciones y acciones propias de la nueva geopolítica. Además de la dinámica monetaria y el tema del terrorismo.