Un caso raro del virus #Zika descubrieron los doctores con la llegada de Micaela, una bebé que nació en Miami infectada con el virus. A los tres meses de gestación, la madre de Micaela contrajo el virus Zika en un viaje que hizo a su país natal, Venezuela, y luego de saber que tenía Zika, decidió tener a su bebé bajo cualquier condición. Al parecer, un milagro ocurrió. Cuando la bebé nació, para sorpresa de muchos, nació sin microcefalia. María Ramírez, madre de la niña, pudo observar como su bebé era perfecta sin ningún síntoma aparente del Zika.  La niña pesó 8 libras y una onza, y su cabeza era de tamaño normal. “Ella luce normal para mí, aunque para los doctores no lo está”, expresó la madre.

Anuncios
Anuncios

Un equipo de doctores de Miami estudió el extraño caso, para entender cómo es que Micaela no presentaba microcefalia como todos los bebés recién nacidos contagiados con el virus. Ellos realizaron varios exámenes para ver el estado de salud de la niña y descubrieron que su cerebro presentaba algunas calcificaciones que podría generar en el futuro episodios de convulsión. Luego de hacerle varias pruebas, entre ellas un ultrasonido, los doctores descubrieron calcificación en parte del lóbulo frontal del cerebro y una cicatriz en la retina de su ojo izquierdo, señales propias de una infección en esa zona. A pesar de que Micaela parece estar bien, los médicos recomendaron tenerla en observación durante por lo menos cinco o seis años para ver cómo va reaccionado su cuerpo con el tiempo. Los efectos del virus Zika todavía siguen siendo un misterio.

Anuncios

Por ejemplo, el síndrome de Guillain-Barré está fuertemente asociado al virus debido a que el brote de su aparición concordó muy bien con la propagación del Zika por el mundo. El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad poco común, que comienza con una parálisis de las extremidades inferiores y que va extendiéndose hacia arriba, por todo el cuerpo. Si no se diagnostica a tiempo, el entumecimiento  puede llegar afectar órganos importantes del ser humano,  poniendo en riesgo de esta forma la vida de la persona.

Los efectos del virus Zika todavía son inciertos y por ahora no hay remedio para ellos.Por el momento, Micaela cuenta con dos meses de vida y a la vista no parece haberse infectado de Zika nunca. Los médicos le mandaron a la bebé terapia física dos veces a la semana y que se monitoreara mensualmente el tamaño de su cerebro.

  #Enfermedades #Enfermedades raras