La cadena de televisión pública alemana ARD difundió un documento confidencial emitido por el servicio de inteligencia de Alemania. El grupo parlamentario "La Izquierda" habría pedido la investigación y, fue a través del servicio de inteligencia en el exterior, que fueron recopilados los datos para informar sobre la relación del estado turco, con grupos islamistas del Cercano Oriente y Oriente Medio. Las conclusiones fueron contundentes, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, apoya desde hace años como política de estado, a los movimientos de Hamas, declarado organización terrorista desde 2003, por la Unión Europea; los Hermanos Musulmanes de Egipto, a los que tanto Rusia como Egipto consideran terroristas y a los grupos islamistas de oposición siria, que actúan contra el régimen de Bashar al Assad y, son considerados terroristas.

Anuncios
Anuncios

El enojo de Erdogan

 El Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía, según publica Reuters, dijo: "Las acusaciones son una nueva manifestación de la mentalidad retorcida, que por algún tiempo ha estado intentando desgastar a nuestro país, al apuntar contra nuestro presidente y Gobierno".

La difusión del informe es una nueva "ofensa", que se suma a la manifiesta molestia que Erdogan  siente, por lo que llama la insensibilidad de los europeos ante el fallido golpe de estado que amenazó a su gobierno, durante el 15 de julio pasado. La molestia se agudizó cuando según los dichos del Sultán, sus aliados occidentales, mostraron más interés por las medidas tomadas contra los golpistas, que contra el golpe en sí mismo.

Un asunto espinoso para Ángela Merkel

La canciller siempre ha tratado de evitar comentarios sobre las relaciones de Erdogan con los grupos terroristas.

Anuncios

El trato con Ankara sobre la devolución de los refugiados y el temor a las reacciones extremas de Ankara sobre este tema han mantenido el conveniente silencio de Alemania. En varias ocasiones Erdogan ha reclamado a la #Unión Europea el cumplimiento de lo prometido en el acuerdo, pero Merkel y Bruselas siempre han encontrado una excusa plausible, para demorar la incorporación de Turquía. Luego del golpe y, la manifiesta disposición de Erdogan de volver a implantar la pena de muerte, la UE declaró que Turquía no podía ser un estado miembro, si se mantenía esa decisión. 

El documento de la inteligencia alemana

Se adjudica la filtración del documento rotulado como confidencial, intencionalmente o no, al grupo de izquierda que solicito la información. Lo cierto es que la canciller ha sido puesta en una difícil situación frente al conflictivo estado turco.

La conclusión del informe alemán es la siguiente: "Como resultado de la islamización progresiva, especialmente a partir de 2011, de las políticas interior y exterior de Ankara, Turquía se ha convertido en una plataforma de acción central para las agrupaciones islamistas de la región de Oriente Medio".

 

  #Terrorismo #Denuncia