A pocos días del fallido golpe de estado en Turquía y aún bajo estado de excepción, este país europeo continúa sumido en una profunda #Crisis política, a la cual ahora se suman, gran cantidad de detenciones, purgas en el sector militar, judicial y de la administración central, el cierre de instituciones educativas y religiosas y la suspensión del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Recordemos que la noche del pasado 15 de julio la noticia de la fallida intentona recorrió el planeta entero, medios de noticias y redes sociales transmitieron minuto a minuto los sucesos que dejaron cerca de 250 cincuenta muertos más de 2000 heridos, sin embargo los golpistas fracasaron en su intento de tomar el poder y en pocas horas el gobierno de Recep Tayyip Erdogan retomo el control.

Anuncios
Anuncios

El gobierno turco acusa al clérigo Fetulá Gúlen como autor intelectual y mayor instigador de los sectores militares que se sublevaron y ha solicitado su extradición, para que sea juzgado por estos hechos, aunado a ello ha iniciado una limpieza de lo que ha considerado la estructura paralela del poder, la cual en apenas 15 días ha causado el despido de cerca de 60000 funcionarios.

Esta limpieza se da en el marco del estado de emergencia decretado el 20 de julio y que le permite al gobierno turco entre otras cosas: establecer toque de queda, limitar el derecho a movilización en el territorio turco, suspender la libertad de reunión, concentración y marchas, realizar detenciones preventivas por periodos prolongados, suspender la libertad de prensa y los contratos de trabajo.

Sin embargo estas medidas no han servido para retomar la normalidad, por el contrario han acrecentado la crisis del gobierno que parece cada día alejarse más del poder, pues ya son muchos los sectores que se suman al descontento, entre ellos el sector educativo, agrupaciones independientes y no gubernamentales y los medios de comunicación blanco de fuertes purgas.

Anuncios

A esto se suma además la gran cantidad de militares despedidos, muchos de los cuales han sido privados de libertad, lo que aumenta la incomodidad de este importante sector, que hasta ahora ha sido el apoyo fundamental del gobierno de Erdogan. #Unión Europea