El Ministerio de Defensa de Francia dice que tres de sus soldados han fallecido en Libia, según han explicado los informes, después de que su helicóptero fuese derribado. En una breve declaración afirmaron que los soldados habían fallecido durante una misión.

El miércoles, Stéphane Le Foll, el portavoz del Ministerio, confirmó por primera vez que las fuerzas especiales francesas estaban en Libia. El martes, The Associated Press, citó a funcionarios libios diciendo que una milicia islamista había derribado un helicóptero francés.

Este ataque ocurrió el domingo cerca de la ciudad de Bengasi. Según han informado no dejó ningún superviviente.

Anuncios
Anuncios

El  señor Le Foll, afirmó en una entrevista que tuvo lugar el miércoles para la radio France Info, que las fuerzas especiales francesas estaban en Libia para garantizar que Francia está presente en todas partes para la lucha contra el #Terrorismo.

Francia había dicho anteriormente que sus aviones de combate estaban llevando a cabo vuelos de reconocimiento sobre Libia. Pero esta es la primera confirmación oficial en la que se dice que Francia ya tiene fuerzas especiales en el interior del país.

Esto salió en la portada del diario Le Monde en febrero, pero enseguida las autoridades libias negaron que fuese verdad. Le Monde también dijo que los funcionarios de inteligencia franceses estaban estacionados dentro de Libia para ayudar en la lucha contra el #Estado Islámico.

Bengasi fue la cuna del levantamiento de 2011 contra Col Muammar Gaddafi, pero desde entonces se ha visto violencia muy pesada entre las milicias islamistas rivales.

Anuncios

Un corresponsal en París ha sufrido la violencia en estas dos últimas semanas por parte de las milicias rivales que intentan tomar el control de la ciudad.

Desde el derrocamiento de Gaddafi ha habido dos parlamentos rivales. Mientras que la ONU ayudó a mediar un acuerdo en diciembre para formar un gobierno de unidad, las negociaciones para formar el gobierno se han visto afectadas y ahora están en un punto muerto.

El país rico en petróleo, una vez tuvo uno de los más altos niveles de vida en África, con atención médica gratuita y la educación gratuita, pero cinco años después de la revuelta que se enfrenta a una crisis financiera.