Tony Blair, ex primer ministro británico, pidió disculpas y asumió la plena responsabilidad, por las consecuencias producidas, tras su decisión de invadir Iraq, guiándose según su declaración para BBC Mundo, por un informe erróneo de los servicios de inteligencia. Involucrando a su país en un conflicto, "que resultó más hostil y sangriento de lo que imaginamos". Esta confesión de Blair, se produce simultáneamente con la aparición del "Informe Chilcot". Esta investigación elaborada por Sir John Chilcot, es el producto de la revisión de 150.000 documentos confidenciales y 7 años de investigación. La misma evalúa las iniciativas que el gobierno de su majestad, tomó antes y durante el conflicto con el país árabe. El primer ministro laborista Gordon Brown, además de varias organizaciones no gubernamentales, como la "Coalición Parad la Guerra", (reunión de varias ONG menores, liderada en ese momento por Jeremy Corbyn); sumando la participación de varios actores políticos, fue quien pidió el esclarecimiento, de la decisión británica, que basándose en una información "equivocada", produjo la muerte de 179 soldados ingleses, entre 2003 y 2009.

Anuncios
Anuncios

Recordemos, que el conflicto se desató sin la aprobación de las Naciones Unidas, y que las bajas que sufrieron las fuerzas iraquíes, se evaluaron en alrededor de 250.000 personas entre civiles y militares

En ese momento, Blair respaldó incondicionalmente al presidente de EEUU, George Bush, en la invasión a Iraq, para derrocar a Sadam Hussein, bajo el pretexto de que Iraq poseía armas de destrucción masiva. Otra de las justificaciones que Blair esgrime para esta nefasta decisión, es la opinión de que Saddam Hussein, encarnaba un serio peligro para la paz mundial. La contracara de esta afirmación, es que la desaparición del dictador árabe, fue el origen del #Terrorismo que hoy desde Oriente Medio, amenaza al mundo. En repuesta a esto último, Blair insiste en que la división entre chiíes y suníes, es anterior a la contienda de Iraq.

Anuncios

Más de 200 personas se congregaron frente al Queen Elizabeth II Center, en Westminster, esperando la aparición del extenso documento, de Sir John Chilcot, que consta de 12 volúmenes. En él han prestado su testimonio 120 personas. Analiza la decisión del ex primer ministro laborista, que es la más controvertida en 50 años de historia del Reino Unido. No es un documento encargado con el fin de encontrar responsabilidades legales, pero los familiares de los soldados caídos, así como los veteranos de esa guerra, esperan que sus abogados encuentren argumentos para procesar a Tony Blair. Las conclusiones de Chilcot se extienden al papel jugado por el Reino Unido en la posguerra y a la cuestionable actuación del presidente norteamericano, en cuanto a su relación con el primer ministro  y a la "participación" que permitió a sus aliados ingleses.

El padre de uno de los combatientes en Iraq, que resultó muerto en combate asegura a BBC Mundo, "Solo puedo concluir que mi hijo murió en vano". #Crisis #Poder