A menos de un mes de la peor masacre en los #Estados Unidos desde los atentados de septiembre de 2001 los estadunidenses vuelven a vivir una nueva jornada marcada por el odio y el racismo, este jueves por la noche y parte de la madrugada la ciudad de Dallas fue el epicentro de una brutal balacera que se cobró la vida de cinco funcionarios policiales cuando un grupo de francotiradores comenzaron a disparar contra los efectivos policiales presentes que trataban de contener una protesta en el marco de las últimas muertes violentas registradas en Minnesota y Luisiana causadas por policías de raza blanca contra ciudadanos afroamericanos.

Según fuentes policiales los atacantes habrían coordinado un plan para tirotear a los efectivos policiales que trataban de disipar a los más de ochocientos manifestantes presentes en el centro de la ciudad quienes protestaban por las muertes de Philando Castile y Alton Sterling ciudadanos afroamericanos de 32 y 37 años respectivamente. 

Las controversiales muertes de los sujetos de raza negra a manos de policías conmocionó a la nación provocando jornadas de protestas en todo el territorio, la muerte Castile se habría producido cuando unos policías le mandaron  detener el automóvil por tener el foco trasero roto, un testigo grabó lo sucedido y subió el vídeo a las redes sociales en el vídeo se muestra el abuso de la autoridad por parte de los policías y conmociona por el frío disparo que le causa la muerte a Castile sin causa alguna.

Anuncios
Anuncios

Alton Sterling fue detenido por dos policías en la ciudad de Luisiana un testigo logró captar el momento cuando los policías le dispararon a Sterling sin contemplación y lo que más generó ira en los internautas fue que Alton Sterling se encontraba reducido por los policías y no representaba amenaza alguna.   

Ciudades como Nueva York, Minnesota, Luisiana, Los Ángeles fueron sedes de manifestaciones en apoyo a la comunidad afroamericana y en contra de la violencia policial, la ciudad de Dallas en Texas vivió una noche de zozobra y miedo por los fuertes incidentes entre los manifestantes y los policías, además de la intervención de un grupo de francotiradores ubicados en distintos edificios y dispararon con los policías.

El presidente Barack Obama desde Polonia ha condenado los hechos y los ha calificado de atroces haciendo énfasis en libre porte de armas que tiene la ciudadanía además que se ha referido a la muertes de los cuídanos negros como crímenes raciales que afectan la unidad de los norteamericanos.

Anuncios

  

El jefe de la policía ha dicho que uno de los abatidos exclamaba querer asesinar solo policías blancos además de informar que tres de los sospechosos están bajo custodia policial. La muerte de los cinco oficiales policiales en dallas es el peor número de bajas para los cuerpos policiales desde el 11-S.