Los funerales de las víctimas del atentado suicida que tuvo lugar el sábado se celebrarán en Kabul. Este atentado fue reivindicado por el llamado Estado Islámico y murieron 80 personas. Los cuerpos de las víctimas están siendo recogidos de las morgues y los hospitales para dirigirse a la parte occidental de la ciudad y celebrar la ceremonia.

El suicida atacó una marcha de protesta que habían organizado los miembros de la minoría hazara. El presidente Ashraf Ghani ha llevado oraciones a los fallecidos y Afganistán está teniendo días de luto nacional oficial.

Las tumbas están siendo excavadas y los planes de seguridad se están ultimando para los funerales. Algunas familias siguen en búsqueda de sus familiares desaparecidos desde el domingo.

Anuncios
Anuncios

Se reúnen fuera de los hospitales para leer los nombres escritos en las paredes y en los controles de los depósitos de cadáveres. Una de las familias tiene a cuatro miembros todavía desaparecidos.

El gobierno prohibió las concentraciones y manifestaciones públicas durante diez días después del ataque que tuvo lugar el sábado. En ese ataque no sólo murieron 80 personas sino que resultaron heridas al menos 230 personas.

Miles de hazaras habían estado protestando sobre una nueva línea eléctrica, decían que las rutas de estas líneas pasaban por encima de donde viven muchos de ellos.

No se conocen muchos datos sobre las personas fallecidas ese trágico día. Una de ellas era un periodista afgano, Hussiani Mohammadi, según ha informado el periodista Bilal Sarwary. Una víctima no identificada se cree que podría haber sido el único sostén de su familia, según su primo Sayed Mohammad.

Anuncios

Así lo explicó después de encontrar las sandalias del hombre en un montón de efectos personales ensangrentados. Mohammad asegura que lo mataron junto con otros tres familiares.

Parece ser que sólo un atacante logró hacer estallar sus explosivos. El cinturón del segundo no llegó a explotar y al tercero le dispararon las fuerzas de seguridad. Una de las víctimas explicó con todo detalle lo que había vivido mientras la intervenían en el hospital.

Dice que estaban celebrando una manifestación pacífica, de repente oyó una explosión y vio a la gente gritando y escapando. Explicó que vio a muchas personas morir, muchas estaba cubiertas de sangre. Además dice que no había nadie para ayudarles, que los policías miraban y de repente se escucharon disparos. A partir de ahí no sabe lo que pasó. #Terrorismo