Vestida con un elegante conjunto blanco y después de haber sido presentada por su hija, Hillary Clinton se presentó ante una emocionada audiencia para cerrar con broche de oro la Convención Nacional del partido Demócrata en Filadelfia, el cual ayer la eligió como su candidata a las venideras #Elecciones de noviembre.

Muy segura de sí misma y dando una y otra vez las gracias por los aplausos que la recibieron, la ex Primera Dama dio un discurso muy con conciliador y esperanzador en lo que sería su mandato de ser la candidata elegida por los norteamericanos.

El día anterior, su esposo había dado un discurso basado en la ¨historia de amor¨ vivida por él y  Hillary en donde detallaba, no sólo su relación con la candidata, sino todos los atributos que ella posee para ser elegida la nueva Presidenta de los #Estados Unidos y anoche, la hija de ambos, continuó con la narración de todo lo que para ella ha sido y significado ser la hija de Hillary Clinton.

Anuncios
Anuncios

Ella habló de la importancia que tienen los niños y la educación para su madre y se refirió Hillary como abuela y el inmenso amor  que siente por sus nietos, asegurando que de ser su progenitora la Presidenta de Estados Unidos, luchará para que todos los niños tengan una educación de alta calidad para prepararlos para el futuro.

Clinton habló a las niñas del país diciéndoles que ellas también podrán ocupar su lugar para lo cual deben prepararse; y  si ella es elegida como la Primera Mujer Presidenta de su país, le abrirá las puertas del futuro a todas las mujeres, quienes como ella, se atrevan a avanzar en sus proyectos y metas en un futuro, sin que la raza o el sexo sea un obstáculo para lograrlo.

Atrás quedó el recuerdo de ser la Primera Dama, la traicionada por su marido y la que perdonó; Hillary ha sabido llevar una carrera aparte de la del ex presidente e ir escalando posiciones y ocupando puestos importantes, desarrollándose como mujer y profesional, con lo cual espera obtener el voto de la mayoría de los estadounidenses.

Anuncios

Con su discurso amable y conciliador, la candidata del Partido Democrático, difiere drásticamente de su oponente y resalta la importancia de aceptar e incluir al extranjero que viene a su país en busca de mejores condiciones de vida.

Sin embargo, y como sucede en la política, la mitad de país ama el radicalismo que caracteriza a Donald Trump y resaltan los errores que la ex Primera Dama ha cometido a los largo de su carrera en la política, como el haber utilizado su e-mail personal para fines políticos cuando era Secretaria de la Presidencia.

Sólo en noviembre se sabrá cuál de los dos discursos o de las dos personalidades entró en la mente y corazón de los votantes y si están dispuestos a un cambio radical o a aceptar a la Primera Mujer que gobierne en la Casa Blanca.