Mohamed Lahouaiej Bouhlel es el nombre del responsable de matar más de 80 personas en los hechos ocurridos el pasado 15 de Julio en Niza. Un tunecino de 31 años residenciado en Niza desde el 2009.

Nacido en Msaken, una pequeña ciudad tunecina ubicada a pocos Kilometros de la Isla de Malta, emigró a Francia a los 25 años de edad radicándose en la ciudad de Niza. Divorciado y padre de tres hijos, se ganaba la vida como conductor de camiones de reparto para una empresa local. Aunque se sabe que estuvo involucrado en delitos menores de robo y violencia, nunca figuró como sospechoso de extremismo religioso o simpatizante de grupos terroristas, entre otras cosas porque no profesaba el islam como una religión abrazada aseguran las autoridades, tanto de Francia como de su natal Túnez.

Anuncios
Anuncios

Este sábado el #Estado Islámico anunció que Mohamed era uno de sus seguidores y elogiaban su decisión de obedecer al llamado a combatir a los países involucrados en la coalición internacional contra los yihadistas Sirios.

Lee también: Atentado en NIZA: Uno de los más sangrientos de la Europa en los últimos años

No obstante, los familiares y conocidos de Mohamed Bouhlel afirman no salir de su asombro por las acciones llevadas a cabo el pasado jueves en Niza

“Mohamed era una persona normal”, comentó Hamadi Bouhlel, primo de Mohamed en una entrevista que realizara una importante cadena de noticias (Reuters). “Hacía deporte con regularidad y entrenamiento físico. Era más bien reservado, no era del tipo que se vinculaba con todos los otros jóvenes en el barrio”

Por otro lado, algunos vecinos del barrio en el que vivía (en Túnez) lo recuerdan como alguien apático a la religión.

Anuncios

“Le invitamos varias veces a la mezquita pero él se negaba siempre” comentaba un lugareño que le conoció, añadiendo además que “Él era de una familia grande, normal, no fue un extremista en absoluto”, “Son como el resto de nosotros” dijo, haciendo alusión a Mohamed y su familia.

Basados en esto, las autoridades francesas dicen “estar atónitas” ante la rapidez con la que este chico se radicalizó. Según los registros migratorios, el último viaje al exterior de Mohamed Bouhlel fue hace ocho meses, época en la que viajó a su país natal; pero sabe que no tuvo contacto con grupos extremistas conocidos.

¿Fue un accidente?

–No. Vídeos de las cámaras de seguridad instaladas en el paseo de la confirman que en días previos al ataque terrorista Mohamed había investigado la ruta que posteriormente recorrería en el atentado. Además, en el interior de su camión encontraron granadas y armas de fuego, por lo que la intención era clara. Además dejó un mensaje en su teléfono celular dejando claro que lo hacía porque había decidido seguir el llamado del Estado Islámico.

Anuncios

Como ya hemos dicho en anteriores publicaciones, las características de este atentado terrorista encienden las alarmas de los equipos de seguridad del continente, pues son virtualmente imposibles de predecir: Residentes europeos que tienen cero contacto con células o personajes radicales, no adquieren ni transportan materiales sospechosos como explosivos o armamento pesado y sin embargo son capaces de ser tanto o más letales que otros ataques coordinados y más sofisticados. ¿Cómo predecir las intenciones de un ciudadano residente que, durante años ha vivido en paz con la sociedad? #Terrorismo