Los crímenes policiales y las protestas que vive #Estados Unidos por temas raciales están lejos de pasar a ser historia.

En lo que pareciera ser una de las semanas más oscuras de lo que va de año para el país norteamericano, suman la muerte de Alton Sterling a ajusticiado por dos policías blancos sin razón aparente, la muerte de Philando Castile en Minesota luego que un agente policial le disparara dentro de su vehículo frente a su hija y su pareja y la muerte de 5 agentes policiales en Dallas, Texas, a manos de francotiradores desconocidos durante una protesta (hasta ese momento pacífica) en contra del racismo que vive la comunidad negra en Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

“Los francotiradores que abrieron fuego hacia el final de la #Manifestación apuntaron claramente a los policías. Además de los cinco muertos, hirieron a otros cinco policías y a un civil, según las autoridades” –Según reseña AFP.

David Brown por su parte, declaró a los medios de comunicación que mientras transcurría la manifestación, empezaron a disparar desde una posición elevada”. Había civiles negros, blancos, latinos y demás, pero queda completamente claro que los blancos perseguidos eran los agentes policiales. El ataque ha dejado un saldo de 5 oficiales muertos, otros 9 heridos.

El francotirador responsable de la matanza, fue identificado como Micah X. Johnson. Un joven de 25 años veterano del ejército estadounidense, hasta el momento de su muerte no contaba con antecedentes penales de ningún tipo ni estaba vinculado con grupos extremistas conocidos.

Anuncios

El incidente fatal duró algunos minutos, pero el francotiradores se negó a escapar o rendirse, por lo que continuó el intercambio de disparos e intentos de negociación por varias horas más.

“hay bombas por todas partes en el garaje (donde estaba atrincherado) y en el centro de la ciudad" decía el francotirador a los agentes negociadores, según reseñaba Brown.

El atacante fue abatido por la policía quien detonó una bomba vía remota haciendo estallar el ex-soldado para, finalmente, recuperar el control de la zona.