Con el correr de las horas se ha sabido quienes eran los 3 policías víctimas de Gavin Long, el ex Marine que disparó a los agentes la tarde del domingo. Los policías, que fueron los primeros en llegar, pertenecían al cuerpo local y uno de ellos había manifestado su decepción con los sucesos por violencia racial que viene sufriendo el país.

Montrell Jackson tenía 32 años y un hijo que aún no cumplió 1 año, era afroamericano y pocos días antes de ser asesino escribió en su red social un emotivo mensaje. Desde su perfil en Facebook, Jackson se manifestaba desilusionado por la incipiente ola de violencia racial que atraviesa el país.

Anuncios
Anuncios

“Amo esta ciudad, pero ¿ella me ama a mí?” se preguntaba.

Enamorado de su profesión, solía publicar en esta misma red social imágenes del escudo y el distintivo del cuerpo de policía al que pertenecía. Razonaba con justa causa que, para algunas personas era una amenaza con su uniforme de trabajo y para otras lo era sin él.

Matthew Gerald, otra de las víctimas, tenía 41 años y dos hijas, la pequeña de solo 3 años. No tenía mucha antigüedad en la policía local, pero sí en ejército.

Brad Garafola, pasó 24 de sus 45 años como policía del estado. Tenía 4 hijos y esa misma tarde comenzaba sus vacaciones. #Crisis #Estados Unidos #Derechos Humanos