La fallida intentona golpista por parte de un grupo de militares, que a día de hoy parece neutralizada, pese a los últimos enfrentamientos producidos ayer mismo en el aeropuerto internacional Sabiha Gokçen de Estambul, el segundo más importante de la antigua capital bizantina, parece haber sido la excusa del presidente turco Erdogan para instaurar medidas represivas que le permitan un mayor control sobre el país.

No se conoce aún con certeza quienes han sido los responsables intelectuales del golpe militar, se barajan dos posibles candidatos: la jerarquía militar laicista turca, que en los últimos años había perdido poder frente a las medidas favorables a la moral islámica que está tomando Erdogan, o uno de los antiguos consejeros del propio presidente, el clérigo Fethullá Gulen, en la actualidad exiliado en EEUU.

Anuncios
Anuncios

El ejecutivo turco baraja esta última opción como el verdadero responsable ideológico de la #Crisis y exige a Obama que extradite de forma inmediata a Gulen para que sea procesado por las autoridades turcas.

Washington, de momento, parece negarse a realizar tal extradición mientras no queden completamente despejadas las dudas sobre la autoría del golpe y no se presenten pruebas de que fue el antiguo consejero de Erdogan quién lo propició. 

Preocupación en la UE por la instauración de la pena de muerte

 La UE, por su parte, se muestra preocupada por la deriva autoritaria que un gobierno, supuestamente amigo y aliado (y próximo miembro de la Unión) está tomando en las últimas horas, y exige a Erdogan autocrítica y moderación.

Una de las medidas que más preocupa a la comunidad internacional, y por ende a la UE también, es el rumor creado en torno a la posibilidad de la instauración de la pena de muerte con el que serían castigados algunos de los más de 6000 soldados y jueces detenidos por estar presuntamente implicados en el golpe de estado fallido.

Anuncios

Francia y Gran Bretaña han sido los estados europeos que más contundentemente han manifestado su recelo respecto de la actitud de Erdogan en las últimas horas, aunque los ministros de exteriores belga y luxemburgués han expresado su “preocupación por el anuncio del establecimiento eventual de la pena de muerte” que el ejecutivo de Ankara está dispuesto a promulgar.

  #Unión Europea