La presidencia de la #Unión Europea, ha sido asumida durante el término de 6 meses, por Eslovaquia. País "miembro" desde hace 12 años, enfrentará un difícil momento, en el que se deberá dar tratamiento a los 2 complejos motivos de crisis que enfrenta la Comunidad, la salida del Reino Unido y la acuciante ola migratoria, que Europa debe enfrentar y resolver, con medidas que no afecten la unidad del bloque.

Tras el brexit, Europa deberá obligatoriamente, poner su mirada en la reforma del proyecto comunitario. En este contexto Eslovaquia, sin ocultar las diferencias que la individualizan dentro de la UE, propone un nuevo tratamiento sobre las políticas migratorias. El primer ministro eslovaco, Robert Fico, hace tiempo que manifiesta expresamente su disconformidad con el Consejo, sobre este tema.

Anuncios
Anuncios

Su país tomando una posición inflexible, ha criticado a la comunidad musulmana, negándose a recibir en su territorio a personas de esa confesión.

En la reunión conjunta de Bratislava, con el presidente del Consejo de Seguridad, Jean Claude Junker, han quedado planteadas las diferencias, y la proposición de Fico, dando a las naciones y no las instituciones, la posibilidad de consensuar, respecto de las decisiones que la Unión deberá tomar sobre los aspectos discutidos de la #Inmigración. Propone conformar espacios para tratar las diferencias, evitando que estas produzcan divisiones en la Comunidad. El grupo de Vicegrado (Eslovaquia, Hungría, Polonia y República Checa) ha sido acusado de querer restar poder a las instituciones de la Comunidad y fortalecer el poder de los estados. El mandatario de Eslovaquia acentuó enérgicamente, que su idea es la del equilibrio entre ambas posiciones, alejándose del extremismo del que se le acusa.

Anuncios

Junker ante la requisitoria periodística, ha señalado que, si bien hay discrepancias con Bratislava, hay también puntos en común que permiten que la asociación siga en pie. Fico por su parte, expresó que deberán ponerse en marcha las cuestiones en las que no haya desacuerdo entre la Unión y los estados miembros como, por ejemplo, la implementación del cuerpo europeo de fronteras y la normalización del espacio Schengen.

Junker y Fico en un frente común, reafirmaron que no habrá negociaciones con el Reino Unido en tanto, no presente formalmente, la decisión de desconexión de la Comunidad Europea.

Durante el tiempo que resta, hasta la cumbre de septiembre en Bruselas, que no contará con la presencia del Reino Unido, Fico ha sugerido que la preparación debe ser intensiva, y que no debe llegarse con improvisaciones. Considera que las expectativas son muy grandes y que la Unión no debe actuar "como si no hubiese pasado nada".