Fue a finales del año 2013 cuando se observó la presencia de una gran masa de aguas calientes sobre la costa Oeste de América del Norte, la temperatura superficial del mar en aquella región continuó estando más cálida de lo normal durante los siguientes meses, llegando a alcanzarse los 4° centígrados sobre la media en algunas zonas causando así severos daños a la vida marina frente a las costas de Alaska, Canadá y Estados Unidos.

Este raro fenómeno asombró a la comunidad científica y varios expertos en la materia trataron de explicar las causas de dicho fenómeno, incluso llegando a pensarse que el origen de esta anomalía se debía a la erupción del volcán submarino Nishinoshima, ubicada en Japón, ya que la duración de esta erupción fue de noviembre del 2013 a agosto del 2015.

Anuncios
Anuncios

Otros indicaron que se debía a una fase de calentamiento del Océano Pacífico llamada Oscilación Decadal del Pacífico (PDO), este proceso de enfriamiento o calentamiento del Pacífico suele tener un intervalo de duración de años y décadas, coincidentemente se sabe que los efectos climáticos de este cambio cíclico se dan en Norteamérica y el Pacífico Norte. Pero la teoría más aceptada fue la de la persistencia estacionaria de un sistema de Alta Presión en el área, lo cuál luego se apodó como "RRR" (Ridiculously Resilient Ridge). En junio del 2014 los medios norteamericanos acuñaron a la alteración climática con el nombre de "The Blob".

Aún sigue latente

Para diciembre del 2015, los meteorólogos informaron sobre la "muerte" de "The Blob" basados en mediciones térmicas de la superficie del océano que registraron, después de casi 2 años, una normalización en la temperatura del mar en dicha región.

Anuncios

Sin embargo, una reciente medición hecha por la guardia costera canadiense evidenció que "La Gota" jamás se había ido.

La investigación señala que el fenómeno solo se había trasladado bajo la superficie del mar. "Lo que hemos encontrado es que las aguas superiores están regresando a temperaturas normales por el viento, pero los efectos residuales de The Blob aún siguen allí, en alrededor de 150 a 200 metros debajo de la superficie", declaró el reconocido oceanógrafo Ian Perry al medio canadiense CBC. Por último, dijo que "Incluso a esta profundidad, la persistencia de las aguas calientes evita la mezcla de nutrientes a la capa superior del océano, lo que ha perjudicado significativamente los ecosistemas costeros en estos últimos 2 años".

Esta alteración climática se dio en simultáneo con otro fenómeno climático el cuál también trajo algunas sorpresas: "El Niño". Y es más que necesario agregar que hace unos días la NOAA señaló que se han registrado los 12 meses consecutivos más cálidos desde que se tienen registros, mientras que para el 2016 aún se esperarían más récords en los valores térmicos.

#Calentamiento global #Investigación científica