El economista, Gonzalo Hernández, explica que medir la pobreza no es sencillo "ni técnica ni polítcamente" porque se han de elegir indicadores que determinen el concepto de pobreza aplicado al territorio. Hernández, precisa que cuando un indicador contempla la pobreza genera elementos políticos y emocionales “muy fuertes” porque un declive en la economía no solo refleja datos macroeconómicos sino que puede suponer  asumir "el aumento de la pobreza en 1.000 o 2.000 personas y  esa mención tiene un gran impacto emocional".

Hernández recuerda la voluntad del Congreso de México en 2005 de medir la pobreza de forma "multidimensional" porque la pobreza "ciertamente tiene muchos orígenes" de ahí la necesidad de estudiar varias dimensiones y, por otra parte,  el economista señala que la Constitución mexicana defiende "el acceso a los derechos sociales".

Anuncios
Anuncios

"Por tanto", -sentencia Hernández- el enfoque en este sentido incluye "los ingresos de la familia y el acceso a los derechos sociales" sumados a los otros aspectos que configuran el indicador multidimensional. #Gobierno #Crisis #La economía hoy