Líbano, Jordanía, Turquía, Irak y Egipto son los países que acogen a la mayoría de sirios desplazados. Desde marzo de 2011, #Siria se encuentra sumida en una guerra devastadora, que se ha cobrado la vida de más de 220.000 personas. Pues no todas pueden contarlo, y pese a que la situación sea desoladora para millones de personas, siguen en pie y peleando en una guerra que no es suya, pero de la que son víctima directa. 

12,8 millones de personas no han tenido la misma "suerte" de poder trasladarse a otros territorios del globo a pedir auxilio y refugio. Esta cifra de 12,8 millones equivale al número de personas que se encuentran dentro de territorio sirio y que necesitan ayuda humanitaria urgente. 

Entre los datos que no debemos obviar en nuestro análisis sobre la situación siria, se encuentra la postura de los países del Golfo, en su rotunda negativa a ofrecer plaza de reasentamiento a ningún sirio que así lo solicite.

Anuncios
Anuncios

Países como Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Kuwait o Bahréin son los países que han decidido no colaborar en esta acción humana. 

Por su parte, Rusia, Japón, Singapur y Corea del Sur, pese a contar con una situación económica mejor a la de los países anteriormente mencionados, tampoco han ofrecido ninguna plaza de reasentamiento en sus territorios. 

Pese a que durante el año pasado, Alemania se comprometió a acoger a 35.000 sirios, este mes, Angela Merkel cumplía con su plan de reducir el flujo migratorio en el país. La situación de inestabilidad y ataques constantes que afronta Europa desde hace meses, y el aumento del racismo y al xenofobia, ha llevado al país que más dispuesto se mostró a ayudar a mostrar cada vez más rechazo. No obstante, han sido Alemania y Suecia los países que más solicitudes de asilo han recibido, con un porcentaje del 47%.

Anuncios

Países como Grecia o Turquía inundan a diario nuestras pantallas para avisarnos de que hay millones de personas que claman ayuda a Europa, una ayuda que hay que otorgarles.

Las decisiones políticas son clave en el desarrollo y transcurso de los acontecimientos. Son tiempos de inestabilidad, y los políticos han de ser conscientes de que el tema de la inmigración debería encontrarse entre las prioridades de su día a día. Ahora más que nunca son necesarios e imprescindibles el diálogo y la cooperación. De nada sirve mirar para otro lado si, cada vez más, se agolpan familias enteras alrededor de las fronteras europeas, mientras otras muchas pierden su vida en las aguas del mediterráneo. Mujeres, niños, familias enteras, todos ellos en busca de un futuro mejor, de una vida digna.

Estos son solo algunos de los datos que podemos recoger de una contienda que, tras cinco años, no deja de llevárselo todo por delante.  #Crisis #Crisis en Grecia