Desde que cayó en sus garras en el año 2014, la ciudad de Mosul, situada en el norte de Irak, ha sido convertida por #Estado Islámico en su “capital”, la principal sede de su pretendido “califato”, que no es más que una organización terrorista que se alimenta del mercado negro y de la extorsión para poder adiestrar a mercenarios, excluidos sociales, células durmientes y “lobos solitarios” que cometan acciones lo más dolorosas posibles a los países que consideran sus enemigos.

Mucho ha crecido el brazo de Estado Islámico en los últimos tiempos, tanto que en la actualidad podríamos asegurar que su presencia, más o menos importante, es mundial.

Anuncios
Anuncios

El valor de una ciudad como Mosul no deja de ser simbólico, y su reconquista podría tener su importancia estratégica, aunque sólo sea la de liberar a una población civil que lleva viviendo dos años bajo un régimen absolutamente retrógrado, integrista y genocida.

Sin embargo, la toma de Mosul no significaría el fin del Estado Islámico, ni siquiera el principio del final. Parafraseando a Winston Churchill en su declaración pública tras conocerse la victoria de El Alamein sobre las tropas de Rommel durante la 2ª Guerra Mundial, y siendo relativamente generosos, podríamos decir que “es el final del principio”, ya que la organización terrorista parece haber cambiado su estrategia de dominación territorial en diferentes enclaves, como Siria o Irak, por la de implantar una política de pánico global.

Anuncios

Un golpe de mano francés y norteamericano liberará Mosul

 

Es cierto, y no cabe duda de ello, que las acciones militares y el retroceso en los frentes de guerra abiertos han obligado al Estado Islámico a adoptar esa estrategia. También puede suceder que la pérdida de enclaves estratégicos como Mosul o los pozos petrolíferos de los que obtiene parte de su financiación, provoque una pérdida de fuerza que haga comenzar su declive.

Francia y EEUU lo creen así y por eso ya preparan una ofensiva que recupere para el gobierno legítimo de Irak la llamada “capital del califato”, ofensiva que ya ha sido anticipada por bombardeos  y ataques de las milicias kurdas sobre los alrededores de la ciudad.

Según ha declarado a distintos medios de comunicación el ministro francés de Defensa, Jean Yves Le Drian, que en estos momentos se encuentra en Washington, probablemente ultimando los detalles de la operación, miembros de las Fuerzas Especiales Francesas ya se encuentran en la zona de conflicto, esperando la orden para el comienzo de las operaciones. #Estados Unidos #Terrorismo