Elie Wiesel, el superviviende del Holocausto y premio Nobel de la Paz ha muerto a los 87 años en #Estados Unidos. Allí vivía desde la década de 1960. Se hizo famoso después de escribir sobre sus experiencias como un adolescente en los campos de concentración nazis. Allí perdió a sus padres y a su hermana menor.

Dedicó el resto de su vida a garantizar que no fuesen olvidadas todas las atrocidades que cometieron los nazis. El presidente del Congreso Judío Mundial le ha dicho que es “un faro de luz”. El sábado el centro de recuerdo del Holocausto, Yad Vashem, anunció su muerte.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha dicho que Elie Wiesel fue una de las grandes voces morales de nuestro tiempo.

Anuncios
Anuncios

Nació en Rumania en el año 1928. En 1940 Sightet, la ciudad donde nació, se convirtió en parte de una región que fue anexada por Hungria. En 1944 toda la población judía que vivía en esa ciudad fue deportada a Auschwitz.

La madre y la hermana menor del señor Wiesel murieron en las cámaras de exterminio nazis. El padre murió de hambre y a causa de la disentería. Otras dos hermanas de Wiesel sobrevivieron.

Después de la guerra, Wiesel vivía en un orfanato francés junto a sus hermanas y se convirtió en periodista. Escribió más de sesenta libros. El primero fue La Noche, un libro de memorias sobre la base de sus experiencias en los campos de concentración. Él decía que si un superviviente decidía declarar lo que había vivido, debía declarar el testimonio tanto de las personas fallecidas como de las supervivientes.

“Olvidar no sólo es peligroso, si no ofensivo; olvidar a los muertos sería como darles muerte por segunda vez”, decía.

Anuncios

En 1986 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por su papel hablando en contra de la represión, la violencia y el racismo. La cabeza del Congreso Judío Mundial ha dicho que el señor Wiesel era uno de los grandes maestros judíos y pensadores de los últimos 100 años.

Ronald Lauder ha dicho: “Hemos perdido el testimonioo más elocuente al mayor crimen de la historia. Su muerte deja un vacío que será imposible de llenar. Al mismo tiempo sus escritos vivirán.”