Las voces políticas y las condolencias demuestran que Estados Unidos se enfrenta a un sisma sociocultural de difícil solución. Al enterarse de la muerte de los 3 policías a manos de un ex marine afroamericano, Donal Trump pidió leyes y orden al tiempo que acusaba a Obama de no poder asumir las funciones de líder político. Desde su perfil en Facebook escribía que, el país está dividido y sin control, premisa que ha mantenido durante su campaña electoral y que, de alguna forma, lo excusa de sus medidas discriminatorias.

Hilary Clinton, en cambio, optó por hacer un llamado de conciencia y pedir a la población que se una ante este flagelo de violencia y odio.

Anuncios
Anuncios

Barack Obama, también manifestó su pesar y bregó por el dolor de las familias y el respeto que debe brindarles la sociedad.

Luego del ataque en Baton Rouge, el jefe del sindicato de policías de Cleveland pidió al gobernador que suspenda, momentáneamente, el permiso para portar armas en la ciudad y la declare en emergencia. Sin embargo, desde el gobierno han manifestado que no poseen atributos suficientes para dejar sin efecto la ley que permite el uso de estas. #Crisis #Racismo #Derechos Humanos