El mundo entero se paralizó la noche del viernes ante el intento de golpe de Estado en Turquía contra el presidente Recep Tayyip Erdogan (Kasimpasa, 1954). Mientras el mandatario se encontraba de vacaciones en paradero que se mantiene en absoluto secretismo, militares de rango medio declararon a las nueve y media de la noche del pasado viernes un fallido golpe de Estado y toque de queda. El intento ha resultado fallido y Erdogan responsabiliza en su némesis a Fetulá Gulén, residente en Estados Unidos.

A pesar de la tardía respuesta internacional, el apoyo a Erdogan ha sido ratificado por el presidente norteamericano Barack Obama, el consejo de seguridad de Naciones Unidas, la OTAN y el presidente ruso Vladimir Putin, entre otros, ahogando a las pocas horas la sublevación militar.

Anuncios
Anuncios

Turquía entera ha salido a las calles, a petición de Erdogan, a detener el golpe de Estado, que hasta el momento suma doscientos sesenta y cinco muertos, más de un millar de heridos y setecientos cincuenta y cuatro golpistas detenidos. El aire enrarecido abunda por todas las calles de Istambul y Ankara, puntos calientes de la fallida asonada.

A las once de la noche los militares tomaban la cadena de televisión estatal TRT y obligaron a un lector de noticias a leer la declaración golpista, anunciado la creación de la junta militar autodenominada "Consejo de Paz" garante de una "nueva Constitución". Cerraron el acceso de los puentes del Bósforo y de Fatih Sultan. Sin embargo, Erdogan a través de un teléfono móvil pidió a la población civil salir a las calles veinticinco minutos después por la aplicación Facetime de la filial turca de la cadena de noticias CNN.

Anuncios

A lo largo de la noche se registraron enfrentamientos en el Parlamento como así también en las inmediaciones del aeropuerto internacional Ataturk. Todos los vuelos comerciales se encuentran hasta el momento cancelados. Entre los fallecidos podrían encontrarse el hijo de Erdogan, de diecisiete años, su jefe de campaña y un diputado.

Sin embargo Erdogan ha resultado salir victorioso del intento golpista y promete penas máximas para los responsables. Turquía es un punto estratégico como el puente de unión entre Europa y Asia. Tras el intento de golpe, el actual presidente saldrá fortalecido y con un poder total en el país y la comunidad internacional, pese a las acusaciones que pesan en su contra de manejar un #Gobierno autocrático.