En las primeras acciones del presidente de Turquía Erdogan pide a EE.UU. extraditar al predicador turco exiliado Fethullah Gülen, en una manifestación celebrada en una plaza pública en su país al cual regresó después del intento fallido de celebrarse un golpe de estado. Y ello demuestra que inmediatamente ha responsabilizado a un líder sobre las acciones de violencia que se celebraron. Ha encontrado ya un blanco posible reforzar su poder político.

El presidente turco Erdogan, desde las primeras horas en que se manifestaron los eventos de un posible golpe de estado, no perdió tiempo en atribuirle una responsabilidad al predicador; y en dicho mitin, horas después ha expresado: “Que nos entreguen al personaje de Pensilvania”, haciendo alusión al predicador, quien es considerado su principal enemigo público en el contexto político.

Anuncios
Anuncios

Para muchos sin embargo la petición es carente de fundamentos.

Para empezar, no se han encontrado nexos de simpatías fuertes dentro del ejército turco con Fethullah Gülen como para fundamentar tal acusación. Por otro lado, Kerry, responsable de la diplomacia de los #Estados Unidos ha pedido al #Gobierno turco que ante tales acusaciones, para el bien de sus relaciones y la comunidad internacional, debe antes que nada, insta a Turquía a presentar pruebas suficientes para afirmar y tomar tal postura política.

Además afirmó que hasta el momento el gobierno norteamericano no ha recibido ninguna notificación de extradición por lo que también llama al gobierno turco a que realice las acciones legales y diplomáticas de acuerdo a lo establecido en los lineamientos propios de las condiciones de la relación diplomática entre ambos países.

Anuncios

Por último, Kerry afirmó que el intento de golpe de Estado en Turquía manda señales a toda la comunidad internacional que deben estudiar.

Lo cierto, es que ante tales eventos, aunado a los actos terroristas en otros países como en Francia, empiezan a ser indicadores de la manifestación de un nuevo orden geopolítico que representan un reto para los líderes políticos sobre su capacidad de respuesta ante las tomas de decisiones que deban tomar. Y en el caso de Turquía y Estados Unidos, ambos deben colaborar intensamente. #Estado Islámico