Esta historia es el caso de un jefe de una empresa que procesa pagos de tarjetas de crédito quien decide subirle el sueldo a todos sus empleados rechazando el incremento de su salario.

El nombre de este hombre es Dan Price y ya esta considerado como el mejor jefe del mundo por esta increíble acción de gratitud hacia sus empleados, este empresario podría haber ganado un millón de dolares al año, pero decidió no aumentarse su sueldo, para poder así elevar el sueldo a todos sus empleados lo que significa que ganarían el doble de lo habitual.

Este caso considerado como  'el mejor jefe del mundo'  ha sido transmitido por las cadenas de comunicación como The New York Times y la cadena NBC entre otros.

Anuncios
Anuncios

Este empresario es gerente de Gravity Payments, una empresa ubicada en los Estados Unidos, y en febrero del 2015 duplicó el sueldo a todos sus empleados, que son un total de 120 empleados, lo que significa que cada empleado ganarían unos 70.000 dólares anuales.

Nadie se explicaba porqué este empresario decidió incrementar el sueldo a sus empleados pero según explicó en una entrevista a una cadena de televisión pensó que al elevar más  del doble de su sueldo a sus empleados 'ellos podrían alcanzar sus sueños'. y gracias a esta decisión fue calificado como el 'Robin Hood' moderno.

Un año más tarde este jefe sería nuevamente el centro de la atención gracias a una publicación en Facebook donde sus empleados le dieron una enorme sorpresa que el nunca se esperaba.

El jueves pasado Dan Price recibiría como regalo un auto, pero no un auto cualquiera, este auto que recibió como regalo era el que el siempre soñaba con tener un Tesla Model S, sus empleados tuvieron que ahorrar durante meses con el nuevo sueldo que ganaban para darle esta enorme sorpresa a su jefe.

Anuncios

Dan Price no pudo contener las lágrimas y muy contento decidió publicar y compartir esta historia en las #Redes Sociales

Esta historia también fue subida en la plataforma de Youtube donde hasta ahora tiene miles de reproducciones y donde se puede apreciar las lagrimas de felicidad de Dan Price.