Agua bendita, agua maldita. En los países menos desarrollados y con economías donde aún poseen vital importancia las tareas agrícolas la ausencia o excesiva presencia de lluvias pueden provocar hambrunas, cosechas extraordinarias o abandono de hogares debido a las inundaciones incontrolables.

India, que pese a estar experimentando en los últimos años un crecimiento espectacular en su PIB (cifras que rondan el 7% interanual) y un importante desarrollo industrial debe aún gran parte de su actividad económica a la agricultura, un sector en el que trabaja más de la mitad de la mano de obra del país.

En un momento en que su demora empezaba a provocar conflictos, a veces incluso familiares, en algunas regiones del centro y el norte del país, el monzón ha llegado con fuerza inusitada al subcontinente, registrándose un aumento del 35% en las precipitaciones durante la semana anterior al pasado miércoles, 6 de julio.

Anuncios
Anuncios

El monzón bendice y maldice a los indios

Ese incremento repentino y desmesurado de las precipitaciones tiene un efecto positivo en la economía de la población, como ya hemos indicado, pero en ocasiones, en los cauces de los ríos que han quedado prácticamente secos durante la estación más calurosa, y donde las poblaciones tienden a edificar, cuando las corrientes de agua recobran su fuerza habitual se lleva por delante todo aquello que encuentra a su paso, provocando en ocasiones auténticos desastres y situaciones de emergencia.

Por lo tanto, los hindúes consideran a las lluvias torrenciales estacionales tanto una bendición divina como un castigo.

Un accidente natural de este tipo es la que está ocurriendo en el estado de Mahdya Pradesh, en el centro del país, donde la crecida del río Narmada ha provocado más de 20 muertos y 170000 desplazados, obligando a los cuerpos de seguridad del estado y a las fuerzas especiales indias a socorrer con todos los medios a su alcance a la mayor cantidad de afectados posible.

Anuncios

Portavoces gubernamentales aseguran que ante una catástrofe como la que está ocurriendo en Madhya Pradesh se han adoptado medidas “cercanas al estado de guerra” y que se están creando campamentos de refugiados cerca de las zonas afectadas por las inundaciones. #Crisis #Emigración