Con el apoyo de sus 5 hijos y su actual mujer, Donald Trump ha cerrado la Convención Republicana como preveía, su candidatura a presidente es un hecho.

Aún por debajo de la candidata demócrata, Hillary Clinton, Trump tiene que batallar contra su ego y sus impulsos verbales, si quiere ganar la presidencia. Su carácter severo y soberbio y su política de mano dura lo alejan de los votantes moderados, sufragios que podría llevarse Clinton por su discurso mucho más contemplativo.

La ley y el orden fueron las palabras más utilizadas por Trump y no dejó pasar oportunidad para proclamarse como el candidato que restablecería esas dos premisas.

Anuncios
Anuncios

Tal y como se esperaba, el magnate ha aceptado la candidatura presidencial. Acusó a Hillary Clinton de inepta y corrupta, la describió como una mujer incapaz de sacar al país del pozo en el que está inmerso.

Hizo en varias oportunidades alusión a los asesinatos de policías, dos en menos de 10 días, en manos de hombres negros. Y volvió a asegurar que es el único que puede sacar al país de la crisis social que atraviesa. Además, prometió crear empleo y devolverle el respeto internacional hacia #Estados Unidos. Sin olvidarse de la clase media, Donald Trump, repitió que la manera de cambiar la situación actual de la nación es estableciendo como base fundamental de gobierno, ley y orden.

Garantizó que acabará con el crimen y la violencia y puso como fin el 20 de enero de 2017, día en el que asumirá el presidente electo.

Anuncios

Tras varios minutos de discurso, comentó que se unió a la política para apoyar a los que menos recursos tienen y para que los poderosos no dañen a los más necesitados.

Describió a su rival, Hillary Clinton, como un títere del partido demócrata y de las presiones que ejercen los grupos de poder. “Muerte, destrucción y debilidad” sostuvo que es el legado de Clinton.

El discurso tuvo tintes populistas, como dar voz y apoyo a los que ya no tienen voz, pero no mencionar quiénes son ni que políticas concretas implementará. Acusó, en varios momentos, al Partido Demócrata de haber sumido al país en un declive general.

Las demandas que enturbian la imagen de Trump

El candidato tiene dos denuncias por violación e intento de violación. La primera demanda fue realizada en 1997, 4 años después del supuesto intento de violación.  Jill Harth declaró que Trump intentó tener relaciones sexuales forzadas, en una visita que ella, su novio y otros amigos realizaban a la casa del magnate en Palm Beach. Ella logró zafarse y empujarlo, evitando así que accediera a sus deseas.

Anuncios

Las insinuaciones y acosos por parte del candidato se habían sucedido a lo largo de un año, cuando Harth y su novio intentaban hacer negocios con él.

La segunda denuncia se dio a conocer hace un mes, aunque data de 1993. Se lo acusa de haber mantenido relaciones sexuales a la fuerza con una niña de 13 años, a la que luego habría amenazado para que no contara nada. En este caso, el delito habría ocurrido en una fiesta privada organizada por Jeffrey Epstein, un inversor financiero condenado por mantener relaciones con menores de edad.

  #Inmigración