Tras una semana de atentados proclamados por el Estado Islámico en el aeropuerto Atatürk de Estambul, en un restaurante muy frecuentado por extranjeros en la capital de Bangladesh y en un barrio de mayoría chií en Bagdad, este lunes el terror ha sido localizado en tres ciudades saudíes. 



En la ciudad costera de Jeddah fue detectado un sospechoso en la madrugada del 4 de julio cerca del aparcamiento de un hospital que se encuentra a muy poca distancia del consulado de EEUU pero cuando este se dio cuenta de que estaba siendo vigilado por algunos agentes de seguridad detonó el cinturón de explosivos que al parecer llevaba consigo.

Anuncios
Anuncios

El Ministerio del Interior de Arabia Saudí ha confirmado la identidad del suicida, Abdullah Waqar Khan, un conductor pakistaní de unos 30 años de edad que llevaba 12 años viviendo en la ciudad junto a su mujer y sus padres.



Cuando los saudíes todavía no se habían recompuesto de este suceso, se produjeron otros dos atentados casi simultáneos cerca de la hora de la llamada al rezo para romper el ayuno del Ramadán. En un barrio de mayoría chií de Qatif se escucharon dos explosiones provocadas por un coche bomba junto a la mezquita Sheij Faraj al Omran y un cinturón de explosivos que aportada un suicida que concluyó sin víctimas.

Sin embargo no es casualidad la localización del atentado ya que los chiíes, que representan apenas el 20% de la población del país, han padecido desde sus orígenes oleadas de discriminación y violencia por su divergencia religiosa que les desune del gobierno de su propio país.

Anuncios

Pero sin duda el atentado más inesperado se produjo en los edificios de seguridad que se encuentran junto a la Mezquita del Profeta- Al Masjid an Nabawi- en la ciudad de Medina, considerada la segunda mezquita más importante para los musulmanes. Según ha comunicado el diario saudí 'Okay', fue visto una persona en el aparcamiento de estos edificios que a su vez se encuentra al lado de la Mezquita del Profeta cuando a posteriori, se inmoló activando un cinturón de explosivos que provocó el estallido de varios coches que se encontraban en el aparcamiento encadenando un grave incendio que alarmó a los musulmanes que se encontraban en el interior la mezquita y en sus alrededores. 



El Ministerio del Interior del país ha confirmado que los ataques han dejado cuatro agentes de seguridad fallecidos y otros cinco heridos mientras que los atentados todavía no han sido reivindicados. Estas detonaciones han coincidido con los últimos días del mes del Ramadán y su consecuente fiesta del “Aid al Fitr” que supone una celebración alegre y familiar tras el mes santo, que en esta ocasión, los musulmanes saudíes han sufrido más que cualquier otro año.
 #Terrorismo #Estado Islámico