Se ha encontrado una bandera del Estado Islámico en la habitación del atacante. Se le acusa de llevar a cabo una agresión en un tren del sur de Alemania con un hacha y armas blancas. El atacante, de 17 años de edad, hirió a cuatro personas de Hong Kong, una de ellas de gravedad, el lunes por la noche. El joven atacante fue abatido por la policía cuando huía.

Algunos testigos aseguran que había gritado “Allahu Akbar”. Además afirmaron que estaba llevando a cabo una operación en respuesta a las llamadas para apuntar a los países de la coalición de la lucha contra el Estado Islámico.

El ataque se ha producido días después de que un camión se estrellara contra la multitud en Niza, Francia.

Anuncios
Anuncios

Éste mató a 84 personas. El grupo del Estado Islámico dijo que uno de sus seguidores había llevado a cabo dicho ataque.

El ministro del Interior del estado de Baviera, Joachim Herrmann, ha explicado que la bandera había sido encontrada entre las pertenencias del adolescente en su habitación, en la casa de acogida en la que vivía cerca de la ciudad de Ochsenfurt.

Además añadió que también se encontró un texto escrito en pastún y se notaba una fuerte indicación de que el adolescente podría haber sido una persona que se había auto-radicalizado. Las personas que interactuaron con el joven en los últimos meses le describen como una persona tranquila y silenciosa, y aún no entienden sus acciones.

El adolescente acudía a la mezquita en ocasiones especiales, pero nadie se había dado cuenta de cualquier comportamiento radical ni había dado señales de que tuviese un enlace directo a las redes yihadistas.

Anuncios

El ministro del Interior también añadió que no había ningún indicio de que los ciudadanos chinos hubiesen sido el blanco específico. También defendió al policía que disparó contra el adolescente, diciendo que el joven se había dirigido a los funcionarios blandiendo el hacha.

El adolescente afgano, que había solicitado asilo después de viajar a Alemania hace un año como un menor no acompañado, había estado viviendo con la familia de acogida desde su traslado de un centro de refugiados en la ciudad hace dos semanas. #Terrorismo