'La Bestia', uno de los vehículos más caros del mundo. Ese el apodo que recibe, de forma no oficial, la limusina que utiliza #Obama durante las visitas oficiales que realiza por todo el mundo. Con motivo de su viaje a Madrid, ha sido la primera vez que ha rodado por el suelo español.

Fue fabricada por General Motors y ha transportado al presidente desde el año 2009, el mismo en el que comenzó su mandato como máximo representante de los #Estados Unidos. Desde ese año se han fabricado 25 idénticas. Esta espectacular limusina esta hecha para soportar un ataque nuclear y posee una carrocería antiproyectiles, que reúne aleaciones de titanio, aluminio y acero, de más de 20 centímetros de grosor.

Anuncios
Anuncios

Un sistema antibombas lapa, un maletero con materiales para repeler ataques gaseosos y un sistema de visión nocturna son algunas de sus características más relevantes.

En el interior de 'La Bestia', Obama viaja rodeado de todo tipo de comodidades y protecciones. Su asiento ocupa más de la mitad de la anchura total. Varios ordenadores y teléfonos se encargan de mantenerlo comunicado en todo momento. Además, puede conectar, en cualquier momento, con el Pentágono y la CIA si surgiera algún imprevisto. Por otro lado, en una situación de peligro, el vehículo utilizaría el sistema de reciclaje de oxígeno para poder aprovecharlo al máximo.

Anuncios

Las ruedas son una de las partes más importantes de la estructura. Aunque una de ellas se pinchara, podría seguir viajando durante más de 100 kilómetros. El mayor inconveniente del coche es el gasto excesivo que produce de combustible. Durante muchos años, los #Coches oficiales del presidente eran de la marca Ford, sin embargo, Clinton escogió la marca Cadillac, la misma que dura hasta hoy. Esta imagen de Crónica El Mundo muestra el blindaje del automóvil.

Obama cancela la visita a Sevilla y vuelve hoy a Washington

Las incidentes entre la policía y la comunidad negra han sido el motivo por el que ha decidido anular su recorrido por Sevilla. El tiroteo en Dallas y la muerte de cinco policías han propiciado una vuelta apresurada del presidente. Aunque no acudirá a la capital hispalense, podrá visitar a los soldados norteamericanos de la base de Rota. Finalmente, volverá hoy a Washington para tratar de arreglar la situación de descontrol por la que pasa su país.