Robert Heimberger, presidente de la Oficina Federal de Investigación de Baviera, informó hace pocas horas que el atacante de Múnich, planeaba desde el verano pasado la masacre que hoy enluta a Alemania. El atacante padecía trastornos de ansiedad y depresión, por los que recibía tratamiento psiquiátrico.

Alemán, de padres iraníes, fue víctima de bullyng escolar. Safete Dalipi, una vecina del barrio de clase media en el que vivía Ali, da cuentas del maltrato que el chico recibía constantemente de manos de sus compañeros que se burlaban permanentemente de él. Todos sabían que sus padres lo habían cambiado al Mittelschule porque en su anterior colegio recibía ese mismo trato.

Anuncios
Anuncios

Ali Sonboly, desarrolló una típica reacción psicológica, tras las palizas, humillaciones y vejámenes, a los que era sometido por sus compañeros, en su nuevo colegio, el Alfons Mittelschule de Múnich era asiduo lector de  noticias sobre matanzas en institutos de enseñanza, sumó  a ello las visitas a lugares donde se hubieran producido hechos de este tipo. Winnenden al suroeste de Alemania, fue uno de los lugares elegidos. Allí un joven de su edad, en 2009, terminó con la vida de 15 personas en una escuela secundaria del lugar. Ha trascendido que Ali había amenazado a sus compañeros, con frases explicitas referidas a una "matanza".

Hubertus Andraes, jefe de la policía de Múnich, explicó que, según la investigación que se lleva a cabo, Ali Sonboly, no tenía ninguna relación con el yihadismo, ni con los refugiados, y actuó en solitario, a pesar de las especulaciones que se hicieron en los primeros momentos de transcurrido el hecho.

Anuncios

No se encontró en su habitación nada que lo relacionara con refugiados, o con #Terrorismo. En contraste con esto, eran numerosos los recortes de periódicos en los que se publicaban noticias de matanzas efectuadas en solitario, especialmente en institutos escolares.

Una de las preguntas que los investigadores deben resolver, es el origen de la pistola Glock 7 de 19 milímetros, con la que el victimario produjo la masacre de Múnich. Se cree que procedía de Eslovaquia y se supone que Ali la había adquirido en la deep web, así como las 300 balas que estaban en su poder.

 El joven, utilizando un falso perfil de Facebook, invitó a compañeros, quienes  se convertirían en víctimas, a una reunión en el centro comercial Olympia de Múnich, donde se suponía que habría hamburguesas y papas fritas gratis para todos.

Luego de este luctuoso hecho, son muchos los que han pedido que se endurezca la legislación sobre armas, en Alemania. Se pide además que los menores de 25 años, deban someterse a estudios psiquiátricos, antes de venderles o concederles un permiso de cualquier tipo, relacionado con portación de armas.

 

  #Estado Islámico #Escuelas